Miércoles 1 de diciembre de 2021

Mons. D?Annibale: "Anuncien que no estamos solos, Jesús está entre nosotros"

  • 31 de mayo, 2017
  • Río Gallegos (Santa Cruz)
El obispo de Río Gallegos, monseñor Miguel Ángel D´Annibale, comentó el Evangelio del domingo, solemnidad de la Asunción del Señor, y aseguró: "La seguridad del cristiano es la de aquel que no camina solo". "Vayan y actúen, misionen, anuncien, convoquen, lleven adelante la fe, transmitan la vida de Jesús vivo", pidió.
Doná a AICA.org
El obispo de Río Gallegos, monseñor Miguel Ángel D´Annibale, comentó el Evangelio del domingo, solemnidad de la Asunción del Señor, "momento en el cual Jesús envía a sus apóstoles para bautizar y para enseñar".

"La Ascensión del Señor, lejos de ser un alejamiento, es un nuevo modo de presencia de Jesús entre nosotros, que nos prometió estar siempre con nosotros todos los días de nuestra vida", aseguró el obispo. "La seguridad del cristiano es la de aquel que no camina solo", afirmó y señaló que Jesús nos pide: "Vayan y actúen, misionen, anuncien, convoquen, lleven adelante la fe, transmitan la vida de Jesús vivo".

"Es apasionante para el cristiano ser un testigo de la fe. Cuando nos animamos a hacer presente a Jesús vivo allí donde nos toca vivir, estamos cumpliendo este mandato del Señor y Él está haciéndose más presente entre nosotros", explicó.



El 7 de octubre se realizará la Asamblea Diocesana de la diócesis de Río Gallegos, con el lema "Anunciemos el Evangelio con alegría y misericordia". En ese marco, monseñor D?Annibale animó a "anunciar el Evangelio con alegría y misericordia, en medio de la gente, haciendo presente al Señor".

"Qué lindo desafío que lo anuncies, en tu familia, con la vida, con la esperanza, en el trabajo, con tus compañeros, en la calle, en donde te toque estar", manifestó el prelado. "Hay que lograr que este modo de presencia del Señor ?que camina entre nosotros y no nos abandona- lo pueda experimentar otra persona", pidió y aseveró: "Cuando alguien experimenta en su corazón las palabras de Jesús, su vida cambia, porque tiene seguridad de que no está solo, de que no hay dolor o angustia que no se lleve con el Señor, de que no hay alegría que no se viva en la presencia del Señor".

"Animemos a ser misioneros para anunciar al Cristo vivo. Sepamos que no estamos solos, que Jesús camina con nosotros", concluyó.+