Jueves 13 de junio de 2024

Venezuela renovará su consagración al Santísimo Sacramento

  • 24 de abril, 2024
  • Caracas (Venezuela) (AICA)
Al conmemorarse los 125 años de la primera consagración, será el próximo 2 de julio y dedicará´ todo este 2024 a profundizar en la devoción eucarística.
Doná a AICA.org

En ocasión de la celebración del 125º aniversario de la Consagración de Venezuela al Santísimo Sacramento, y en el marco del Sínodo "Una Iglesia Sinodal en Misión", del "Año de la Oración" para la preparación del Jubileo del Año 2025 y del camino hacia el 53º Congreso Eucarístico Internacional, que se celebrará en Quito, la Iglesia en Venezuela realizará un itinerario espiritual-pastoral, para “fortalecer nuestra identidad de República del Santísimo Sacramento”, aseguró el obispo de Maturín y presidente de la Comisión Episcopal de liturgia de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), monseñor Enrique Pérez Lavado.

Hace 125 años, el sacerdote Juan Bautista Castro, motivado por el sufrimiento del pueblo venezolano en aquella época, propuso al Episcopado la consagración de la República a Jesús Sacramentado. 

En efecto, la devoción a Jesús Sacramentado había ido incrementándose, especialmente con la instauración de la adoración perpetua en la iglesia de Las Mercedes, en Caracas, en el año 1882. El entonces presbítero Castro -capellán de la Santa Capilla y más tarde arzobispo de Caracas y fundador de la Congregación de las Siervas del Santísimo Sacramento- propone, en aquel momento de auge del culto al Santísimo Sacramento, la consagración de Venezuela a Jesús Eucaristía. La petición realizada al Episcopado venezolano fue recibida y aceptada de manera unánime. El 2 de julio de 1899, entonces, monseñor Críspulo Uzcátegui es quien hace lectura del Acto de Consagración.

En la carta dirigida, este miércoles 24 de abril, a los “hijos e hijas amados de Dios y hermanos todos”, monseñor Pérez Lavado invitó a los venezolanos a celebrar, el próximo 2 de julio, “con especial afecto y creciente compromiso de vida cristiana y ciudadana, el 125º aniversario de la Consagración de nuestro país al Santísimo Sacramento, renovando con fe, esperanza y caridad esta alianza eucarística de Dios con su amado pueblo que peregrina en Venezuela, y propiciando la restauración de la hermandad de todos los venezolanos, dentro y fuera del territorio nacional”. 

Monseñor Pérez Lavado exhortó asimismo, en su misiva: “Nosotros hoy, como creyentes, al igual que en aquel momento, hemos de recordar y considerar que "Sólo Jesucristo es camino, verdad y vida para las naciones, lo mismo que para los individuos". Para ese entonces, el lema que se difundió por todo el territorio nacional, y que sigue lleno de significado hoy, fue: "Nuestro refugio está en el Santísimo Sacramento".

Un camino de gracia
El presidente de la Comisión de Liturgia de la CEV propuso, “a todo el pueblo de Dios que camina en Venezuela y a los hermanos y hermanas venezolanos en el exterior”, prepararse para este singular aniversario y para la renovación solemne de la consagración al Santísimo Sacramento, para “realizar un camino de gracia, que se extenderá hasta noviembre de 2024, unido al año dedicado a la oración por iniciativa del Papa Francisco, para prepararnos al Jubileo Universal de 2025, en sintonía con la segunda sesión del Sínodo para "La Iglesia sinodal en misión" y en comunión espiritual con el 53º Congreso Eucarístico Internacional en Quito, a celebrarse en septiembre de 2024”.

“Esperamos que éste sea un tiempo de abundantes bendiciones para nuestra Patria, y un modo de renovar nuestra identidad de hijos de Dios por el Bautismo, todos hermanos, y de restaurar el templo espiritual que somos cada uno por ser habitados por el Espíritu Santo”, concluyó el obispo de Maturín.

Para acompañar este “camino de gracia”, la CEV presentó una serie de sugerencias y subsidios, que incluyen peregrinaciones, adoraciones al Santísimo Sacramento, Horas Santas, Vigilias, adoraciones nocturnas, jornadas catequísticas, materiales para difundir en redes; talleres de formación eucarística, celebración de los Primeros Viernes y de los Jueves Eucarísticos, entre otras muchas propuestas más.+