Lunes 29 de noviembre de 2021

Novena a la Virgen de Luján: Mons. Buenanueva rezó por las autoridades

  • 30 de abril, 2020
  • Luján (Buenos Aires) (AICA)
En el segundo día de la novena dedicada a Nuestra Señora de Luján
Doná a AICA.org

El obispo San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, guió la meditación en el segundo día de la novena a Nuestra Señora de Luján.



“En este día de la novena patronal, encomendamos a la Virgencita de Luján a nuestras autoridades públicas, estos hombres y mujeres que han sentido la llamada del servicio al bien común, vocación y servicio particularmente importantes y también exigentes en esta hora de prueba que vive nuestro pueblo por la emergencia sanitaria, pero que vivimos solidariamente unidos a todos los pueblos de la tierra”, expresó el obispo.



“¿Puede María inspirar un estilo de liderazgo especialmente apto en este momento de crisis? Yo creo que sí”, consideró el prelado, y compartió algunos rasgos de este liderazgo.



“En primer lugar, María peregrina está siempre en camino para servir. Y ponerse en camino significa unir esa humildad que es necesaria, porque hay que aprender cada día, y cada día hay que levantarse incluso cuando se siente el cansancio del camino, porque uno aprende a dejarse ayudar, modelado también por la realidad”, señaló.



En segundo lugar, destacó: “María busca estar cerca de su pueblo, de sus hijos e hijas, cerca de las personas concretas, con los problemas reales de la vida. Esa conexión con la realidad concreta es fundamental en cualquier liderazgo”, afirmó.



“María busca también convocar a todos, sentar a todos a la mesa para que, como familia, enfrenten juntos las dificultades, las vicisitudes del camino, especialmente cuando son más difíciles y nos ponen en crisis”.



“Pero hay en el corazón de Nuestra Señora una inclinación muy fuerte a estar siempre junto a los más vulnerables, a los que sienten con mayor dureza el peso de la vida”, señaló. En ese sentido, expresó: “Cualquier proyecto que surja nos tiene que abarcar a todos. Cuando emerjamos de esta crisis, seguramente nuestro país, nuestro pueblo va a estar muy herido, va a ser más vulnerable, tal vez más pobre, por eso no podemos darle la espalda a los más heridos del camino”.



“María nos enseña a mirar el futuro con corazón amplio, con corazón de Madre. Virgencita de Luján, te encomendamos a nuestras autoridades y a todo nuestro pueblo”, concluyó.+