Martes 24 de mayo de 2022

El Papa entregó el Premio Ratzinger 2016

  • 26 de noviembre, 2016
  • Ciudad del Vaticano
El Santo Padre otorgó esta mañana en la Sala Clementina del Palacio Apostólico el Premio Ratzinger instituido en 2011 por la Fundación Vaticana Joseph Ratzinger- Benedicto XVI. "Me alegra encontrarme con ustedes en esta ocasión tan importante", comenzó diciendo el papa Francisco a los presentes y añadió: "Para mí es también una manera de expresar una vez más nuestro afecto y nuestro reconocimiento por el papa emérito Benedicto XVI, que sigue acompañándonos con su oración".
Doná a AICA.org
El Santo Padre otorgó esta mañana en la Sala Clementina del Palacio Apostólico el Premio Ratzinger instituido en 2011 por la Fundación Vaticana Joseph Ratzinger- Benedicto XVI.

"Me alegra encontrarme con ustedes en esta ocasión tan importante", comenzó diciendo el papa Francisco a los presentes y añadió: "Para mí es también una manera de expresar una vez más nuestro afecto y nuestro reconocimiento por el papa emérito Benedicto XVI, que sigue acompañándonos con su oración".

Este año los galardonados son:

Monseñor Inos Biffi, catedrático emérito de Teología sistemática y de Historia de la teología medieval en la Facultad Teológica de Italia Septentrional, profesor de las mismas materias en la Facultad de Teología de Lugano, miembro de la Pontificia Academia de Teología, presidente del Instituto de Historia de teología medieval de Milán y director del Instituto de Historia de la teología de la Facultad de Teología de Lugano.

Profesor Ioannis Kourompeles, nacido en Atenas (Grecia) en 1965. Estudió Teología en las facultades teológicas de Tesalónica, Erlangen y Heidelberg. Enseña Historia de los dogmas y Teología dogmática y simbólica en la Facultad de Teología de la Universidad Aristóteles de Tesalónica. Es el primer ortodoxo que recibe el Premio Ratzinger.

Francisco recordó que el Jubileo de la Misericordia apenas concluido "nos recordó muchas veces que la misericordia está en el corazón del ?protocolo? con el cual Jesús dice que seremos juzgados: Tuve hambre y me han dado de comer, tuve sed y me dieron de beber??" (Mt 25,35).

El Papa abordó así el tema de la escatología, vale a decir la reflexión que se interroga sobre el destino último del ser humano y del universo. Y señaló que el tema de la escatología "es fundamental cuando se reflexiona sobre el sentido de nuestra vida y nuestra historia, sin quedarnos cerrados en una impostación materialista o de todos modos intramundana".

"Sabemos que el tema de la escatología -prosiguió el Papa- ocupó un lugar muy importante en el trabajo teológico del profesor Joseph Ratzinger, durante su actividad como prefecto de la Congregación para la doctrina de la fe y también en su magisterio durante el pontificado". Y citó en este sentido la encíciclica Spe Salvi, por las "profundas consideraciones sobre la via eterna y sobre la esperanza".

Añadió que "la profundidad del pensamiento" del papa emérito "nos ayuda a permanecer abiertos al horizonte de la eternidad, dando así sentido también a nuestras esperanzas y a nuestros empeños humanos". Porque su pensamiento "es un magisterio fecundo que sabe concentrarse sobre referencias fundamentales de nuestra vida cristiana" como lo son "la persona de Jesucristo, la caridad, la esperanza, la fe". Motivo por el cual "toda la Iglesia le guardará gratitud por siempre".

Felicitó también a los organizadores del Simposio internacional sobre el tema de la Escatología que se acaba de realizar en la Universidad de la Santa Cruz, y concluyó hoy en el Agustinianum, con la exposición del cardenal Gianfranco Ravasi.

Felicitó también a quienes fueron galardonados: a Mons. Inos Biffi, a la carrera de un gran teólogo; y al joven profesor Ioannis Kourempeles, a quien le animó a proseguir profundizando sobre el pensamiento de Ratzinger y la teología ortodoxa. +