Jueves 13 de junio de 2024

Para el Vaticano, la deuda de los países en desarrollo es una 'carga insostenible'

  • 26 de abril, 2024
  • Nueva York (Naciones Unidas) (AICA)
El observador permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas, arzobispo Gabriele Caccia, fundamentó esa posición durante el Foro Ecosoc, dedicado a la financiación del desarrollo.
Doná a AICA.org

El arzobispo Gabriele Caccia, observador permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas, participó en Nueva York en el Debate General del Foro sobre la Financiación para el Desarrollo, realizado en el seno del Consejo Económico y Social de la ONU (Ecosoc), con vistas a la cuarta Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo, que se celebrará el próximo año, en España. 

El prelado vaticano consideró que se trata de una oportunidad para "renovar" la cooperación mundial y el compromiso de actuar "con valentía", respondiendo a las necesidades de los países en "situaciones especiales", asegurando la provisión y movilización de financiaciones para afrontar sus "prioridades" de desarrollo. 

"El éxito de la reunión de 2025 se medirá por su capacidad de ofrecer soluciones concretas para abordar los numerosos retos a los que se enfrentan los países en desarrollo", planteó el arzobispo Caccia, y destacó como tema de "especial interés" para la Santa Sede la necesidad de "abordar la crisis de la deuda que se agrava" en esas naciones.

Para muchos países en desarrollo, señaló, la deuda se ha convertido en "una carga insostenible que obstaculiza su desarrollo".

"Es preocupante que cuatro de cada diez personas en el mundo vivan en países donde el gobierno gasta más en el pago de intereses que en educación o sanidad", expresó al respecto. Tal realidad, señaló el prelado, no es compatible con el desarrollo sostenible, por lo que instó a un "cambio significativo" en el enfoque de la deuda, para promover el desarrollo humano integral, la inclusión social y la equidad.

A través de la condonación y/o reestructuración de su deuda, los países en desarrollo pueden liberarse de una deuda "insostenible", recordó, permitiéndoles invertir precisamente en sanidad, educación, trabajo y protección social.+