Sábado 4 de diciembre de 2021

Mons. Tissera: "Tierra, techo y trabajo son derechos sagrados"

  • 30 de noviembre, 2015
  • Florecio Varela (Buenos Aires)
El obispo de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera, presidió el sábado 28 de noviembre la XX Misa de la Esperanza en el Cruce Varela, donde ante 5 mil personas subrayó el lema de la convocatoria "Tierra, techo y trabajo son derechos sagrados". El prelado fundamentó su homilía en las claves del mensaje del papa Francisco a los movimientos populares y en la prédica a favor de la dignidad de los sectores más desprotegidos del primer obispo quilmeño, monseñor Jorge Novak. "La esperanza sigue viva en el corazón de este pueblo. Y eso nos da ánimo y nos compromete en el servicio a los pobres", subrayó.
Doná a AICA.org
El obispo de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera, presidió el sábado 28 de noviembre la XX Misa de la Esperanza en el Cruce Varela, donde ante 5 mil personas subrayó el lema de la convocatoria "Tierra, techo y trabajo son derechos sagrados".

Participaron de la celebración eucarística, el intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra, junto con parte de su gabinete, y el ex embajador argentino ante la Santa Sede Carlos Cúster.

El prelado fundamentó su homilía en las claves del mensaje del papa Francisco a los movimientos populares y en la prédica a favor de la dignidad de los sectores más desprotegidos del primer obispo quilmeño, monseñor Jorge Novak.

"Sin perder la memoria de tantas causas conquistadas, de tantos derechos reconocidos, de mucha vida entregada, seguimos enfrentando desafíos nuevos, profundizando el compromiso en la causa de los más desprotegidos. No olvidamos las realidades visualizadas en estos años anteriores, la problemática de las tierras, la tragedia de la trata de personas y del monstruo de la droga que causa estragos en el mundo de hoy, matando a los más indefensos", advirtió.

El obispo quilmeño recordó que el pontífice argentino propuso tres grandes tareas que requieren la participación de todos los movimientos populares: poner la economía al servicio de los pueblos, unir los pueblos en el camino de la paz y la justicia y asumir la defensa de la Madre Tierra.

Tras destacar lo que se ha hecho en estos últimos años en pos de que las familias de la diócesis tengan una vivienda digna, consideró que "se han dado algunos pasos, pero no satisfactoriamente", por lo que alentó "el trabajo de organizaciones de voluntarios que generosamente han trabajado junto a la gente de nuestros barrios para construir o mejorar sus viviendas".

Monseñor Tissera hizo suyo el mensaje de monseñor Novak en la última Misa de la Esperanza que presidió hace 15 años: "Esa esperanza sigue viva en el corazón de este pueblo. Y eso nos da ánimo y nos compromete en el servicio a los pobres".

"¡Cuántos hombres y mujeres sin tierra, sin techo o sin trabajo acuden a la Virgen, a sus santuarios, para mirarla y dejarse mirar por Ella! Es que allí encontramos la fuerza de Dios para sobrellevar los sufrimientos y cansancios de la vida. Como a San Juan Diego, María nos da la caricia del consuelo maternal y nos dice al oído. "No se turbe tu corazón"? ¿No estoy yo aquí, que soy tu Madre?", concluyó citando la exhortación apostólica Evangelii gaudim del papa Francisco.+

Texto completo de la homilía