Jueves 9 de diciembre de 2021

Mons. Colombo se une a las ONGs que sensibilizan sobre la donación de órganos

  • 29 de mayo, 2015
  • La Rioja (AICA)
El obispo de La Rioja, monseñor Marcelo Colombo, se unió a las organizaciones provinciales que sensibilizan a la comunidad sobre la importancia de ser donantes, que fortalecerán su campaña mañana, sábado 30 de mayo, en ocasión del Día Nacional del Trasplante de Órganos. "No nos resulta desconocida ni somos indiferentes a la angustia de tantos hermanos que esperan un trasplante que prolongue sus vidas con salud y dignidad", aseguró y añadió: "La utilización de alguno de nuestros órganos después de nuestro fallecimiento, prolonga la vida que nos viene de Dios en un hermano o hermana que lo agradecerán. Hacerlo a tiempo, evitará el deterioro del órgano donado y asegurará la eficacia del trasplante".
Doná a AICA.org
El obispo de La Rioja, monseñor Marcelo Colombo, se unió a las organizaciones provinciales que sensibilizan a la comunidad sobre la importancia de ser donantes, que fortalecerán su campaña mañana, sábado 30 de mayo, en ocasión del Día Nacional del Trasplante de Órganos.

"No nos resulta desconocida ni somos indiferentes a la angustia de tantos hermanos que esperan un trasplante que prolongue sus vidas con salud y dignidad", aseguró en un comunicado, y agregó: "Es muy importante recordar la dignidad del cuerpo humano, templo del Espíritu Santo, regalo de Dios Creador".

El prelado recordó que "la utilización de alguno de nuestros órganos después de nuestro fallecimiento, prolonga la vida que nos viene de Dios en un hermano o hermana que lo agradecerán. Hacerlo a tiempo, respetando el dolor de la familia que pierde a un ser querido y garantizando el pleno cumplimiento de los criterios éticos y médico-científicos, evitará el deterioro del órgano donado y asegurará la eficacia del trasplante".

Tras señalar que "en estos próximos días se pondrán en marcha distintas iniciativas destinadas a orientar y animar la donación de órganos", afirmó que "se trata de concretar formalmente la voluntad de hacerlo para que, cuando hayamos fallecido, los profesionales de la salud, las autoridades sanitarias y fundamentalmente, nuestras familias, tengan la serenidad espiritual de efectivizarlo".

"Dios nos llama a la vida y con Él siempre es posible hacernos solidarios de los enfermos y sufrientes, mientras vivimos, visitándolos y estándoles cerca, cuando morimos, si nos es posible, a partir de la donación de órganos. No temamos ser generosos hoy mismo con todo nuestro ser", concluyó.+

Texto completo de la carta