Sábado 31 de octubre de 2020

El Papa animó a los obispos japoneses a "proteger cada vida y anunciar el Evangelio"

  • 23 de noviembre, 2019
  • Tokio (Japón) (AICA)
Encuentro con los obispos del Japón

El papa Francisco llegó al Japón para su visita de tres días y en su primer encuentro con los obispos del país afirmó que “proteger cada vida y anunciar el Evangelio” son parte de la misma misión, y les pidió fomentar “el desarrollo integral de las personas” que se les confía.



Francisco inició la agenda de su visita apostólica con un encuentro, en la nunciatura apostólica, con los 29 obispos del país. El Papa que llegó de manera precipitada a la reunión con los obispos bromeó diciendo que pensarían "que los argentinos eran maleducados" al no haber saludado uno por uno a los prelados a su entrada.



En su primer discurso en el archipiélago del Sol Naciente, el papa Francisco, recordando el lema "Protegiendo cada vida" que marca el viaje, 38 años después del que hiciera el papa san Juan Pablo II, subrayó las amenazas a la vida de los japoneses, como el aumento de suicidios, el acoso y todas las formas de aislamiento que crean alienación y desorientación espiritual.



Para combatir la desesperación, especialmente entre los jóvenes, es necesario abrir la "cultura del éxito" a la del amor gratuito, que ofrece a todos la oportunidad de una vida feliz.



El pontífice comenzó recordando que desde muy joven "sintió simpatía y afecto por estas tierras", pero que la realización de "ese impulso misionero" "llevó mucho tiempo" por problemas de salud, incluso, entonces, como arzobispo desde Buenos Aires, envió muchos sacerdotes "fidei donum" al Japón. Y hoy, subrayó, "el Señor me ofrece la oportunidad de estar entre ustedes como peregrino misionero tras las huellas de grandes testigos de la fe".



“Como San Francisco Javier y de todos los que "a lo largo de los siglos se han dedicado a sembrar el Evangelio y servir al pueblo japonés con gran unción y amor". Al igual que los mártires, san Pablo Miki y sus compañeros y el bendito Justo Takayama Ukon, "quien en medio de muchas pruebas dio el testimonio de su muerte".



La ofrenda propia de estos mártires, explicó el Papa, es "para mantener viva la fe a través de la persecución y ayudó a la pequeña comunidad cristiana a crecer, consolidarse y dar fruto".



También -dijo a continuación- pensamos en los "cristianos ocultos" de la región de Nagasaki, que mantuvieron su fe durante generaciones gracias al bautismo, la oración y la catequesis. Iglesias domésticas auténticas que brillaron en esta tierra, tal vez sin saberlo, como espejos de la Familia de Nazaret.



Francisco agradeció “este testimonio y esta presencia silenciosa” transformada hoy en “una Iglesia viva, que fue preservada al pronunciar el Nombre del Señor y contemplar cómo Él la guió en medio de la persecución".



“La siembra segura, el testimonio de los mártires y los pacientes que esperan los frutos que el Señor da en su tiempo, caracterizaron la modalidad apostólica con la que supieron acompañar la cultura japonesa. Como resultado, a lo largo de los años dio forma a una imagen eclesial que, en general, es muy apreciada por la sociedad japonesa, gracias a sus numerosas contribuciones al bien común”, dijo el Papa a los prelados.



Luego, el pontífice describe la misión de la Iglesia en el Japón en el signo de "la búsqueda de la inculturación y el diálogo, que ha permitido la formación de nuevos modos independientes de los desarrollados en Europa", a través de "escritos, teatro, música y todo tipo de instrumentos, la mayor parte en japonés ". Y deja en claro que "proteger cada vida significa, en primer lugar, tener una mirada contemplativa capaz de amar la vida de todas las personas que se te confían", que es sobre todo "un regalo del Señor".



Velar por lo que detiene el desarrollo integral de las personas.

Proteger cada vida y proclamar el Evangelio -explicó Francisco- no son dos cosas separadas u opuestas: se llaman y se exigen. Ambos significan ser cuidadosos y vigilantes con respecto a todo lo que hoy puede evitar el desarrollo integral de las personas confiadas a la luz del Evangelio de Jesús en estas tierras.



El Papa señaló "que en el Japón la Iglesia es pequeña y los católicos son una minoría" (536 mil, 0.4 por ciento de la población), y que la evangelización requiere el compromiso de "un testimonio humilde y diario y de diálogo con otras tradiciones religiosas ". El cuidado pastoral para los muchos trabajadores extranjeros, "que representan a más de la mitad de los católicos del Japón", es un testimonio del Evangelio dentro de la sociedad japonesa y atestigua "la universalidad de la Iglesia" en la que "nuestra unión con Cristo es más fuerte que cualquier otro vínculo o identidad ".



Llamado al desarme nuclear y reunión con sobrevivientes

Francisco adelantó a los obispos que en su visita este domingo a Nagasaki e Hiroshima rezará "por las víctimas del bombardeo catastrófico de estas dos ciudades", y se hará eco de los "llamamientos proféticos al desarme nuclear".



"Deseo encontrar a los que aún sufren las heridas de este trágico episodio de la historia humana, así como a las víctimas del "triple desastre" de Fukusima, el terremoto que causó un enorme tsunami y causó daños a la central nuclear.



Los datos oficiales hablan de más de 18.000 personas las que fallecieron o desaparecieron como consecuencia del terremoto o el tsunami que devastó la zona, pero a estas hay que añadir las otras cerca de 3.000 que fallecieron como consecuencia de enfermedades o suicidios tras haber perdido todo.



Añadió Francisco que el sufrimiento de estas personas "es un recordatorio elocuente a nuestro deber humano y cristiano de ayudar a los que sufren en el cuerpo y en el espíritu, y de ofrecer a todos el mensaje evangélico de esperanza, curación y reconciliación".



Contra los suicidios y la intimidación, la cultura del amor libre

Francisco también habló de los "diversos flagelos que atentan contra la vida de los japoneses marcadas, "por la soledad, la desesperación y el aislamiento".



El aumento en el número de suicidios en sus ciudades, así como la “autoexigencia” están creando nuevos tipos de alienación y desorientación espiritual. ¡Cuánto afecta esto sobre todo a los jóvenes!, advirtió el pontífice y los invitó a que les presten especial atención a ellos y a sus necesidades, para tratar de crear espacios en los que la cultura de la eficiencia, el rendimiento y el éxito puedan abrirse a la cultura de un amor “libre y desinteresado”, capaz de ofrecer a todos la posibilidad de una vida feliz y exitosa.



Sobre la ausencia de vocaciones, el pontífice finalmente alentó a los obispos japoneses a "desarrollar una misión capaz de involucrar a las familias y llegar a las personas “donde estén", en las ciudades, en los lugares de trabajo, en las universidades, para acompañarlos "con el Evangelio de la compasión y la misericordia", concluyó.



Mañana el Santo Padre pasará toda la jornada en Nagasaki e Hiroshima donde además de visitar las "zonas cero" donde cayeron las bombas atómicas, presidirá una multitudinaria misa en el estadio de beisbol. +



» Texto completo del discurso