Jueves 2 de diciembre de 2021

La sociedad argentina necesita un diálogo sincero

  • 6 de abril, 2012
  • Región Patagonia-Comahue
En un mensaje pascual conjunto, los obispos de la Región Patagonia-Comahue aseguraron que "Cristo Resucitado nos posibilita ser comunicadores de vida plena" y consideraron necesario "un verdadero diálogo" que abra el corazón al otro y por esto también nos abra a la fe. Tras advertir que "en los distintos niveles de la sociedad argentina y de nuestras provincias patagónicas observamos una preocupante actitud de falta de diálogo", recordaron que "para dialogar hace falta reconocer al otro, su dignidad, su valor y su aporte original. Nadie es dueño absoluto de la verdad y para construir una vida más digna para todos necesitamos el consenso, la confianza, la corresponsabilidad y la unión".
Doná a AICA.org
En un mensaje pascual conjunto, los obispos de la Región Patagonia-Comahue aseguraron que "Cristo Resucitado nos posibilita ser comunicadores de vida plena" y consideraron necesario "un verdadero diálogo" que abre el corazón al otro y por esto también nos abra a la fe.

"En los distintos niveles de la sociedad argentina y de nuestras provincias patagónicas observamos una preocupante actitud de falta de diálogo. Se advierte en lo familiar, en lo eclesial, en lo laboral, en lo educativo, en lo deportivo, en lo político. Esto nos lleva a lamentables desencuentros, enfrentamientos y divisiones. Por eso debemos preguntarnos sinceramente si hemos comprendido la importancia del diálogo y si queremos dialogar", advirtieron.

Sugirieron en este sentido que "para dialogar hace falta reconocer al otro su dignidad, su valor y su aporte original. Nadie es dueño absoluto de la verdad y para construir una vida más digna para todos necesitamos el consenso, la confianza, la corresponsabilidad y la unión".

"La falta de diálogo dificulta o impide el compromiso de trabajar juntos por el bien común y, a la vez, produce rupturas que defraudan la esperanza del futuro que aguarda la sociedad", insistieron.

El mensaje lleva la firmas de los obispos Virginio D. Bressanelli SCJ, de Neuquén; Marcelo A. Cuenca, de Alto Valle del Río Negro; Miguel Ángel D´Annibale, auxiliar de Río Gallegos; Joaquín Gimeno Lahoz, de Comodoro Rivadavia; Esteban M. Laxague SDB, de Viedma; Fernando C. Maletti, de San Carlos de Bariloche; Juan Carlos Romanín, de Río Gallegos; José Slaby C.Ss.R., prelado de Esquel; Miguel E. Hesayne, emérito de Viedma; Marcelo A. Melani SDB, emérito de Neuquén; Néstor H. Navarro y José Pedro Pozzi SDB, eméritos de Alto Valle del Río Negro).

Texto completo del mensaje