Martes 15 de junio de 2021

Celebración de la Virgen de las Nieves segunda patrona de Buenos Aires

  • 9 de agosto, 2018
  • Buenos Aires (AICA)
En la iglesia de San Ignacio de Loyola, el templo más antiguo de la ciudad de Buenos Aires, ubicado en Bolívar y Alsina, barrio porteño de Montserrat, en la histórica Manzana de las Luces, el sábado 5 de agosto se celebró la fiesta de Nuestra Señora de las Nieves, patrona secundaria de la capital argentina.
Doná a AICA.org
En la iglesia parroquial de San Ignacio de Loyola, el templo más antiguo de la ciudad de Buenos Aires, ubicado en Bolívar y Alsina, barrio porteño de Montserrat, en la histórica Manzana de las Luces, el sábado 5 de agosto se celebró la fiesta de Nuestra Señora de las Nieves, patrona secundaria de la capital argentina.

La celebración consistió en una santa misa que presidió monseñor Antonio Marino, obispo emérito de Mar del Plata, con quien concelebró el párroco, presbítero Francisco Baigorria.

A la misa, que se celebró a las 19, asistió una nutrida feligresía. Estuvieron presentes representantes del Regimiento de Montañeses y personal castrense antártico, con sus respectivo uniformes. Ambos tienen a la Virgen de las Nieves como Patrona. Fue notable la participación del Coro propio de la parroquia que interpretó obras del período colonial y de las misiones jesuíticas.

Homilía de Mons. Marino

El obispo emérito marplatense comenzó su homilía agradeciendo al párroco de San Ignacio por su invitación a presidir esta Eucaristía, en este templo donde se conserva la memoria de la Virgen de las Nieves, segunda patrona de Buenos Aires, y luego explicó que por caer la fiesta en día domingo la prioridad litúrgica está centrada en los textos del domingo 18 del tiempo ordinario, y por eso se detuvo primero en una reflexión sobre el pasaje del capítulo 6 del Evangelio de San Juan donde Jesús dice: "Yo soy el pan de Vida. El que viene a mí jamás tendrá hambre; el que cree en mí jamás tendrá sed".

Después dedicó unos minutos para hablar de "María en el misterio de Cristo y de la Iglesia". "La Santísima Virgen -dijo el prelado-, es la mujer que corresponde plenamente a ese reclamo de Cristo de saciar su sed mediante una perfecta correspondencia de amor. Por eso, es el modelo de todo cristiano y de la Iglesia entera".

La última parte fue dedicada a la Virgen de las Nieves, acerca de la cual esto dijo monseñor Marino:

"Por haber sido alumno del Colegio Nacional de Buenos Aires, que está unido a este templo por significativas razones históricas y edilicias este lugar despierta en mí profundas resonancias. Cada mañana, durante seis años, durante mi adolescencia, antes de entrar a este colegio me detenía aquí unos instantes presentando mi oración.

"Por entonces, nada sabía yo de la imagen histórica de la Virgen de las Nieves que aquí se venera. Hoy sé que data del siglo XVI y que es la imagen más antigua de esta ciudad. Su autor fue Isidro Lorea. Lo sé por el padre Francisco [Baigorria] y por la reciente lectura del libro del sabio profesor Héctor Schenone, quien fue profesor mío en el Colegio Nacional Buenos Aires y tiene mucho que ver con la recuperación de este templo, para devolverle su antiguo esplendor. En sus años maduros fue ordenado diácono permanente de esta arquidiócesis. En el libro mencionado, ´Iconografía del arte colonial. Santa María´, editado en 2008, dice con nostalgia: "Hoy nadie recuerda a la segunda Patrona de Buenos Aires ni se celebra su festividad el día 5 de agosto, día de la Dedicación de Santa María o de las Nieves". Como vemos el actual párroco ha revertido esa historia de olvido.

"Esta advocación se vincula con una antigua tradición, según la cual, en la colina romana del Esquilino, en el año 352, la Virgen María se apareció en un sueño al patricio Juan y al papa Liberio, pidiéndoles la construcción de una iglesia en su honor, que luego se llamaría Santa María Mayor. El lugar habría sido señalado por un milagro, pues en la mañana del 5 de agosto, en pleno verano romano, dicha colina apareció cubierta de nieve. El Regimiento de Montañeses la celebra como su patrona, lo mismo que el personal castrense antártico.

"Sea ésta la oportunidad para implorar de la Virgen la gracia inmensa de que en el Senado de la Nación sea rechazada la ley que autorizaría la legalización del aborto. Estamos convencidos de que esto, lejos de ser un progreso y un nuevo derecho, significaría para nuestra patria el mayor retroceso en humanidad, pues el permiso para matar la vida humana inocente es la negación del primero y más fundamental de todos los derechos: el derecho a la vida", concluyó monseñor Marino.

La imagen más antigua de Buenos Aires
En el templo de San Ignacio se encuentra una imagen tallada y policromada de Nuestra Señora de las Nieves. En un principio fue una imagen de bulto pero en un momento dado se la desbastó para poderla vestir. La imagen, procedente de España, data del siglo XVI. Se trata de la imagen más antigua de la ciudad de Buenos Aires, de la que es la segunda patrona. El primero es San Martín de Tours. Las noticias más antiguas de su patronazgo se remontan a 1611, en que en Actas del Cabildo se establece que se celebre su fiesta. Las mismas Actas confirman que bajo esta advocación, María era protectora de Buenos Aires desde su fundación.

Desde por lo menos 1672, la imagen se veneraba en la primitiva iglesia de los jesuitas. Después de la expulsión de la Compañía, la devoción fue mantenida por una hermandad de españoles.

El 16 de junio de 1955, cuando se produjo la quema de las iglesias durante el gobierno de Perón, la imagen de la Virgen de las Nieves fue profanada y robada su corona.

Nuestra Señora de las Nieves
La Virgen María, bajo la advocación de Nuestra Señora de las Nieves comenzó a ser venerada en Roma hacia el siglo IV -época del papado de Liberio (352-366) cuando un anciano y acaudalado matrimonio de la nobleza patricia de Roma que no había tenido hijos y a los que se atribuía gran caridad hacia los demás, solicitaron de la Virgen María que les señalase qué debían hacer con sus bienes para garantizar el mejor uso cristiano de la herencia. La tradición católica cuenta que la Virgen se manifestó en sueños y les indicó que en el lugar que le señalaría se le construyese un templo. Así, en la mañana de un 5 de agosto, en pleno verano romano, amaneció nevado el monte Esquilino, lo que, como hecho extraordinario, el matrimonio interpretó ser voluntad de la Virgen y así lo hizo saber al Papa. La obra se concluyó un año después, con la financiación de la familia patricia y el apoyo eclesiástico. La iglesia desapareció no mucho tiempo después y se reconstruyó por el papa Sixto III alrededor del año 434. En la actualidad es la basílica de Santa María la Mayor, la más grande dedicada a la Virgen María en Roma.

Cada 5 de agosto se celebra la consagración de esta famosa iglesia, la más antigua en Occidente dedicada a la Virgen. Durante siglos la basílica de Santa María la Mayor fue embellecida y adornada. Los mosaicos de la parte cercana al altar y de las paredes de la nave son de los más finos de Roma y representan escenas de la vida de la Virgen María. Se afirma que el cieloraso está decorado con el primer oro que vino de América. En esta Basílica se encuentra también una imagen mariana con el título de "Virgen María, Salvadora del Pueblo Romano", la "Salus Populi Romani", que en varias situaciones de gran necesidad se la ha sacado en procesión. En una ocasión acabó con una plaga en Roma.+