Domingo 28 de noviembre de 2021

Génova: El Papa lleva la "ternura de Jesús" a los niños del hospital Giannina Gaslini

  • 27 de mayo, 2017
  • Génova (Italia)
Como se los había prometido hace unos días, el papa Francisco mantuvo un encuentro con los niños y jóvenes hospitalizados en la clínica pediátrica Giannina Gaslini de Génova, con sus familias y también con los trabajadores y asistentes. El Santo Padre reiteró que "el sufrimiento de los niños es seguramente el más difícil de aceptar" y aseguró que "tantas veces me pregunto y me vuelvo a preguntar: ¿por qué sufren los niños? y no encuentro explicación, solo miro al crucifijo y me detengo allí".
Doná a AICA.org
Como se los había prometido hace unos días, el papa Francisco mantuvo un encuentro con los niños y jóvenes hospitalizados en la clínica pediátrica Giannina Gaslini de Génova, con sus familias y también con los trabajadores y asistentes. El Santo Padre reiteró que "el sufrimiento de los niños es seguramente el más difícil de aceptar" y aseguró que "tantas veces me pregunto y me vuelvo a preguntar: ¿por qué sufren los niños? y no encuentro explicación, solo miro al crucifijo y me detengo allí".

Agradeció a todos los que se ocupan de los pequeños y a los frailes capuchinos, indicando que "ellos necesitan de sus gestos de amistad, de vuestra comprensión y del afecto paterno y materno".

"Nosotros sabemos que la fe opera principalmente a través de la caridad y, sin ella, muere. Por lo tanto, animo a todos ustedes para llevar a cabo un trabajo delicado, movido por la caridad, a menudo pensando en el "buen samaritano" del Evangelio, atento a las necesidades de sus pequeños pacientes, atendiéndolos con ternura en su fragilidad y viendo en ellos al Señor", dijo el Santo Padre dirigiéndose al personal del hospital, este 27 de mayo.

"Aquellos que sirven a los enfermos con amor sirven a Jesús, quien abre el reino de los cielos" añadió.

El Santo Padre visitó la unidad de cuidados intensivos del hospital, y luego saludó a los trabajadores del centro de salud. Antes de dirigirse a los presentes, el pontífice escribió en un cuaderno de registro de visitas lo siguiente: "Para todos los que trabajan en este hospital, donde el dolor se convierte en ternura, amor y curación, les agradezco sinceramente su trabajo, su humanidad, su caricia a tantos niños que, desde pequeños, llevan la cruz. Con admiración y agradecimiento. Y, por favor, no se olviden de rezar por mí".

En su discurso, el Papa agradeció "a todos los que trabajan en este hospital, que durante 80 años se dedica, con pasión y experiencia, al cuidado y apoyo de la infancia, con el importante aporte de la investigación y agradeció a los responsables del hospital, "empezando por el presidente de la Fundación, el arzobispo de Génova, médicos, personal paramédico, todos los empleados en las diversas especialidades, y los Hermanos Menores Capuchinos y todos los que ayudan a los niños enfermos con amor y dedicación".

También recalcó la necesidad de los "gestos de amistad, comprensión, afecto y apoyo" de los padres.

El pontífice recordó que este hospital nació como un acto de amor del senador Gaslini, despojándose de sus muchos bienes, en recuerdo del fallecimiento de su hija Giannina, volviéndose un símbolo de solidaridad, y que en sus estatutos indicó como base y guía la fe católica. "Sabemos que la fe opera a través de la caridad y sin ella está muerta", aseguró.

Finalmente, el Santo Padre dijo que espera que el hospital, "fiel a su misión, continúe su valor manejando la enfermería y la investigación mediante el apoyo y generosas contribuciones y desinteresadas de todas categorías y en todos los niveles".

"Por mi parte, los acompaño con la oración y que la bendición del Señor, recaiga sobre ustedes, todos los pacientes y sus familias", concluyó.+