Sábado 13 de julio de 2024

Ucrania: dura condena del arzobispo mayor al ataque sobre el hospital pediátrico

  • 8 de julio, 2024
  • Kiev (Ucrania) (AICA)
"Este es un pecado que clama al cielo", expresó Su Beatitud Sviatoslav Shevchuk ante el ataque con misiles rusos sobre la capital ucraniana.
Doná a AICA.org

Rusia lanzó, este lunes 8 de julio, uno de sus mayores ataques a gran escala contra Ucrania, con el que golpeó a varias ciudades, incluida Kiev.

Al menos 36 personas murieron en el país como consecuencia de esos ataques, según reportaron las autoridades locales. Entre ellas, diez en la capital, donde las tropas de Moscú también apuntaron contra el hospital infantil Ohmatdyt. El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, estimó que las fuerzas invasoras lanzaron más de 40 misiles y urgió al "mundo entero" a movilizarse para ponerle fin a la guerra. 

"Es terrible que los niños que vinieron a salvar sus vidas en el centro de riñón artificial hayan sido asesinados sin piedad por criminales rusos", señaló con profunda tristeza el arzobispo mayor de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana (UGCC), Su Beatitud Sviatoslav Schevchuk. "Muchos de ellos, dijo, estaban al borde de la muerte: estaban conectados a respiradores. Muchos fueron sometidos a cirugías en ese momento. El corte de energía puso en riesgo sus vidas".

"En nombre de Dios, condenamos con toda determinación este crimen contra la humanidad", subrayó el arzobispo mayor. "Esto no es sólo un crimen contra las leyes y reglas humanas, las reglas internacionales sobre costumbres y reglas de guerra: según la moral cristiana, es un pecado que clama hasta el cielo".

El líder de la UGCC llamó a todas las personas de buena voluntad a unirse para condenar el crimen y hacer todo lo posible para detener y castigar al agresor.

"Hoy lloramos con todas las víctimas, rezamos por todos los muertos, especialmente por los niños asesinados inocentemente. Queremos envolver con nuestro amor cristiano a todos los heridos, a todos aquellos que están sufriendo más en este momento", expresó Su Beatitud.

Además, el arzobispo mayor expresó su más sentido pésame a los familiares y amigos de los muertos y heridos, y también agradeció a los médicos ucranianos por su dedicación y heroísmo: "Vemos cómo salvan vidas, incluso con el rostro ensangrentado. En este momento, los trabajadores médicos y los voluntarios están encadenados y desmontan piedras para salvar incluso a los niños cuyos corazones palpitan bajo los escombros".

"Señor, por tu poder, inspíranos con esperanza para proteger las vidas de nuestros niños y mujeres. ¡Dios misericordioso, bendice nuestra sufrida tierra ucraniana con tu justa paz!", oró el padre y primado de los greco-católicos ucranianos.

Como resultado del ataque ruso con misiles a Kiev, el 9 de julio fue declarado día de luto en la capital. Según el Servicio Estatal de Emergencias, hasta el momento, el saldo de muertos llegaba a las 40 personas, y otras 65 resultaron heridas. Mientras, continúan las tareas de rescate de víctimas bajo los escombros.+