Miércoles 1 de febrero de 2023

Obispos argentinos despiden a Benedicto XVI con misas en su honor

  • 6 de enero, 2023
  • Buenos Aires (AICA)
Distintas diócesis del país se unieron a la misa exequial celebrada en Roma en la mañana del 5 de enero por el eterno descanso del Papa emérito Benedicto XVI.
Doná a AICA.org

Distintas diócesis del país se unieron a la misa exequial celebrada en Roma en la mañana del 5 de enero por el eterno descanso del papa emérito Benedicto XVI.

Una numerosa cantidad de fieles concurrió en la tarde de este jueves a la catedral de San Isidro, para participar de la misa presidida por el obispo local, monseñor Oscar Vicente Ojea y concelebrada por el obispo auxiliar, monseñor Raúl Pizarro y el presbítero Pedro Oeyen, párroco emérito de la catedral San Isidro Labrador.

En su homilía, monseñor Ojea resaltó la inteligencia, el intelecto y la notable participación en el Concilio Vaticano II de Benedicto XVI. Asimismo, expresó que "nos deja un legado doctrinal, pero sobre todo esa humildad conmovedora de cuando comprueba su propia fragilidad para gobernar la Iglesia y renuncia ante los cardenales".

Por su parte, el obispo de Concepción, monseñor José Antonio Díaz, destacó en la misa celebrada en la catedral por el Papa emérito que “Dios ha querido brillar en la persona de Joseph Ratzinger y el papa emérito Benedicto XVI”.

“Y lo ha querido hacer eligiéndolo a él, a quien Dios le dio muchos dones, sobre todo el carisma de la interpretación de los signos de los tiempos”, expresó monseñor Díaz al tiempo que llamó a “fortalecer al papa Francisco con nuestra oración”.

En Salta, el arzobispo, monseñor Mario Antonio Cargnello aseguró que “la figura de Benedicto resplandece como una brillante estrella en el firmamento de la vida de la Iglesia”. En su homilía, el prelado destacó tres dimensiones del Papa emérito: “Ha sido un servidor de la Verdad, un trabajador de la guía de la Iglesia y un testigo riquísimo, elocuente de la caridad”. “Todos reconocen en él un doctor de la Iglesia”, elogió.

También destacó su “capacidad de escucha increíble y su pasión por acercar la verdad del Evangelio a todos los fieles sin perder la penetración propia de los grandes sabios de la Iglesia”. “Supo enfocar los grandes temas e iluminarlos con una claridad diáfana. Y como siempre sucede con aquellos que se comprometen con la verdad, no siempre son comprendidos. Pero él no cesó en su empeño de servir al hombre, ofreciéndole la verdad que hace libres hasta el final. Tenemos tanto que agradecerle”, concluyó. » Ver el video

El arzobispo de Paraná, monseñor Juan Alberto Puiggari, presidió la nsa en memoria del Papa emérito en la catedral Nuestra Señora del Rosario. En su homilía dio gracias por el legado de Benedicto XVI a la Iglesia, destacó su personalidad simple y humilde de pastor y destacó su gran ayuda y servicio al pontificado de san Juan Pablo II.

Monseñor Jorge Luis Wagner, obispo auxiliar de Bahía Blanca, dio “gracias a Dios por lo que hemos recibido de su ministerio, por el don de este que ha sido un servidor fiel del Evangelio y de la Iglesia”.

“Quisiera brevemente tener presente sus cualidades humanas. Lo han llamado ‘el Papa del Amor’. Quienes lo conocieron veían en el un hombre lleno de ternura”, expresó desde la catedral Nuestra Señora de la Merced, e hizo hincapié en “su mirada llena de bondad y su atención para escuchar”.

Al destacar que Benedicto poseía “la grandeza de un hombre humilde”, expresó su admiración por “su talla intelectual”, y se refirió a Ratzinger como “un gran teólogo que seguramente será la referencia en la teología por mucho tiempo y seguirá haciendo mucho bien”. “Un hombre, sobre todo, de una profunda fe; hombre de la Iglesia”, concluyó.+