Lunes 18 de octubre de 2021

Mons. Carrara: "La marginalidad es el caldo de cultivo de la trata"

  • 29 de septiembre, 2018
  • Buenos Aires (AICA)
"El Papa dice estar atentos, no pasar distraídos, estar atentos ante la marginalidad que eso es el caldo de cultivo para distintas formas de trata y explotación", advirtió el obispo auxiliar de Buenos Aires y vicario episcopal para la Pastoral de las Villas, monseñor Gustavo Carrara, al presidir la misa "por una sociedad sin esclavos ni excluidos" en Plaza Constitución.
Doná a AICA.org
El obispo auxiliar de Buenos Aires y vicario episcopal para la Pastoral de las Villas, monseñor Gustavo Carrara, advirtió que la marginalidad es el "caldo de cultivo" de la trata de personas, al presidir la misa "por una sociedad sin esclavos ni excluidos" en Plaza Constitución.

Monseñor Carrara, el primer cura villero designado obispo por el papa Francisco, concelebró la Eucaristía con sacerdotes que viven en los barrios populares porteños y del conurbano bonaerense.

"El papa Francisco nos dice que estemos atentos y no pasar distraídos ante la marginalidad, que es el caldo de cultivo para distintas formas de trata y explotación", sostuvo, y agregó: "Pongamos manos a la obra, para transformar esas situaciones de injusticia".

El prelado invitó a seguir las enseñanzas de Francisco, al afirmar que "el Papa es concreto, vean sus verbos que invitan a la acción. Nos dice que la primera actitud como ciudadanos de una comunidad es recibir, ser hospitalarios, abrir las puertas".

"Nuestra situación social está difícil, complicada. Pero todos los que están aquí son luchadores. Saben luchar, saben que si nos unimos podemos hacer mucho por aquellos que mas sufren. Y donde no llega la mano invisible del mercado, que mágicamente pareciera solucionarlo todo pero no termina solucionando nada, allí llegan caricias, abrazos, manos concretas de hombres y mujeres que ayudan a ponerse de pie", destacó.

El obispo señaló que muchos migrantes y excluidos "trabajan revolviendo la basura, no porque les guste, sino porque quieren llevar el pan a la mesa y merecen nuestro respeto, nuestro cariño, nuestra admiración y nuestra solidaridad" y llamó a "ser hospitalarios y ayudar".

Tras instar a ayudar a que los migrantes "tengan sus documentos para que no sean explotados y esclavizados", afirmó: "No está todo perdido si buscamos ser familia, si buscamos recibir, proteger, promover e integrar a los que hoy están mal".

Esta misa se celebra desde 2008 en apoyo a los esclavos en los talleres textiles y las esclavas sexuales en los prostíbulos. El entonces cardenal Jorge Bergoglio presidió las celebraciones hasta 2012.

En este sentido, monseñor Carrara recordó que "Bergoglio fue quien le puso el cuerpo a las misas con las organizaciones que luchan por la dignidad y la libertad".

Convocaron a participar de la misa las parroquias del decanato Boca-Barracas-Constitución, los equipos de sacerdotes para las Villas de Emergencia, las Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor, las Adoratrices Españolas, la Red Kawsay, el departamento de Migraciones del arzobispado de Buenos Aires, el Hogar de Cristo, la fundación La Alameda, el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), el Equipo No a la Trata de la Comisión Nacional de Justicia y Paz, la Comisión Católica Argentina para la Campaña Mundial contra el Hambre, la Acción Pro-desarrollo y la Comisión Episcopal de Pastoral de Migraciones e Itinerantes.

La Alameda llevó de ofrenda una remera de la cooperativa textil de la Alameda, y el MTE ofreció un carro de cartón de esa organización, mientras que en las intenciones se pidió para que las autoridades apliquen la ley de Trata, que la reglamenten y a su vez se decomisen los bienes a la mafia para reutilizarlos socialmente.+