Martes 30 de noviembre de 2021

"Vamos a seguir trabajando igual", aseguró el sacerdote amenazado por narcotraficantes

  • 31 de agosto, 2017
  • Quilmes (Buenos Aires)
"Son muchos los problemas que hay en el barrio, este fue un hecho muy grave, pero el tema de la droga lo es más. Necesitamos buscar la forma de unirnos", destacó el padre Jorge Cloro, que trabaja en la atención y prevención de adicciones y drogadependencia en el barrio IAPI, en Bernal Oeste, y que fue amenazado por narcotraficantes. A pesar de las intimidaciones, "nosotros vamos a seguir trabajando de la misma manera", aseguró el sacerdote en una conferencia de prensa realizada esta mañana.
Doná a AICA.org
Luego de las amenazas que recibió el padre Jorge Cloro para que cese su trabajo de contención y prevención contra las adicciones y la drogadependencia, se realizó en la mañana de hoy, jueves 31 de agosto, una conferencia de prensa. Estuvieron presentes el sacerdote involucrado, el obispo de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera, el pastor evangélico Iván Carrillo, el director de Cáritas Quilmes, Claudio Spícola y el catequista Carlos Alberto Leiva, entre otros referentes de esta comunidad.

"Somos muchos los que trabajamos en esto", aseguró el padre Cloro y aclaró: "No luchamos contra el narcotráfico, nosotros tratamos de darle una posibilidad de vida a los jóvenes que la pierden por la droga".

Por su parte, el pastor Carillo reafirmó: "Nosotros no vamos en contra de nadie, sino a favor de la vida", y habló acerca del trabajo común entre la comunidad católica y la evangélica. "Entendimos que si no nos uníamos esta situación iba a seguir creciendo en nuestro barrio", explicó y afirmó que su trabajo muestra sus frutos: "Las actividades que se realizan en la contención de chicos tienen resultado".

El obispo diocesano, monseñor Tissera, avaló las palabras del sacerdote y recordó: "Nuestra misión es anunciar el Evangelio, que es un Evangelio de vida y proclama la dignidad del ser humano". "Todos tenemos que estar unidos por el bien de nuestra gente", exhortó. Por otro lado, sobre la realidad de estos proyectos el obispo lamentó: "Sabemos que muchos no pueden seguir más de donde están, porque el presupuesto no está". Monseñor Tissera agradeció y mostró su acompañamiento a la tarea que hacen en el barrio IAPI, "que es una tarea para más vida".


Agradecimiento del padre Cloro por el apoyo manifestado por la comunidad.

Las amenazas
"Desde noviembre del año pasado que recibimos amenazas junto con el pastor Iván, y también descalificaciones por parte de diferentes medios de comunicación", relató el padre Jorge Cloro.

El director de Cáritas Quilmes, Claudio Spícola, manifestó: "Nuestra misión es contener y acompañar las vidas de los jóvenes que están en una situación de vulnerabilidad. Aunque sucedan estas cosas, vamos a seguir adelante. Esto no nos debe detener, porque los jóvenes nos necesitan".

"Nuestro objetivo es claro: sacar a los pibes de la calle", porque "la droga no espera, el paco mata a los pibes", aseveró Spícola. Por último, acerca de los hechos sucedidos comentó: "El miedo que nos quieren inculcar es para que no sigamos avanzando".

Unidos frente al problema

El padre Cloro también reafirmó el compromiso interreligioso en esta tarea e invitó a quienes se encuentran en otros sectores a trabajar juntos. "Si con el pastor pudimos unirnos pese a tener doctrinas diferentes, también ustedes, que pueden tener diferentes ideologías, pueden unirse para trabajar sobre un problema", animó.

El secretario general de la Asociación de Trabajadores de Estado (ATE) Quilmes, Claudio Arévalo, que se encontraba presente expresó: "Queremos que sepa que usted no está solo, que nuestro gremio va a apoyar esta lucha y que estamos orgullosos de tener un sacerdote tan comprometido en nuestra sociedad".

También, Edgardo Rodríguez, referente del Frente Social Quilmeño, declaró: "Venimos a ofrecer nuestro apoyo en todas las tareas que se están realizando y estamos dispuestos a realizar todas las acciones que se consideren necesarias para difundir el problema que está pasando".

La droga es un problema grave
Para concluir, monseñor Tissera reiteró que "la forma de trabajar es unir a todas las instituciones del barrio, pero reafirmamos que nuestra misión como Iglesia no es la lucha con el narcotráfico, no es algo que nos corresponda. Sí lo es predicar el Evangelio y unirnos en el trabajo común, como ciudadanos que somos, para el bienestar de nuestra sociedad".

"Son muchos los problemas que hay en el barrio, este fue un hecho muy grave, pero el tema de la droga lo es más. Necesitamos buscar la forma de unirnos. No sabemos quiénes son los responsables últimos, pero vamos a seguir trabajando de la misma manera", indicó el padre Cloro. "Nosotros seguimos trabajando igual", concluyó.+