Miércoles 28 de septiembre de 2022

Mons. Baisi: Esperamos que el Simposio de teología y catequesis ayude a transmitir la fe

  • 8 de julio, 2022
  • Puerto Iguazú (Misiones) (AICA)
Se realizará para conmemorar los 30 años del Catecismo de la Iglesia Católica y cuenta con el aval de la Comisión Episcopal de Catequesis y Pastoral Bíblica de la CEA.
Doná a AICA.org

En el marco de los 30 años de la publicación del Catecismo de la Iglesia Católica, el obispo de Puerto Iguazú, monseñor Nicolás Baisi, reiteró una vez más que la diócesis será sede del Simposio de Teología y Catequesis previsto para los días 19, 20 y 21 de julio. 

El prelado destacó que el simposio cuenta con el aval de la Comisión Episcopal de Catequesis y Pastoral Bíblica de la Conferencia Episcopal Argentina, y señaló que las jornadas presenciales están destinadas a teólogos y catequetas que “serán los principales protagonistas e interlocutores”, así como también a sacerdotes, religiosas y agentes de pastoral, en especial catequistas. En tanto, otras personas las podrán seguir en modalidad virtual por las redes sociales.

A tres décadas de la publicación del Catecismo, el obispo de Puerto Iguazú dialogó con la agencia AICA para profundizar sobre la importancia y actual vigencia que el Catecismo tiene en la transmisión de la fe al Pueblo de Dios, para agradecer por su publicación y para ahondar en algunos de sus contenidos.

- ¿Cuál es el análisis que puede hacerse a 30 años de la redacción del Catecismo en la Iglesia universal y en la Iglesia argentina?
- La redacción del catecismo ha sido un hecho muy importante para la Iglesia, un gran fruto del Concilio Vaticano II. Desde hacia 400 años que no se redactaba un catecismo universal y era muy necesario contar con un catecismo para los tiempos presentes. En un momento de cambio epocal, conviene que la Iglesia pueda expresar al mundo una síntesis de lo que Dios le reveló y ella cree, con las consecuencias que ello tiene para la cosmovisión y la vida cristiana. El catecismo nos habla de Dios, del mundo y del hombre. Nos da los parámetros fundamentales sobre los que vivir nuestras vidas. El catecismo enseña una síntesis orgánica de las verdades fundamentales, que nos permite responder a los interrogantes que nos plantea la existencia, ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos y a dónde vamos? ¿Cómo debemos vivir para realizar nuestra vida?  

-¿Cuáles serían, según su criterio, los caminos para otorgarle al Catecismo plena vigencia para la trasmisión de la fe al mundo actual?

- El Catecismo tiene vigencia en la transmisión de la fe en el mundo actual. Es un documento de referencia para la redacción de los catecismos nacionales, regionales, diocesanos y tantos otros que diversos autores y editoriales redactan. Profundizar su conocimiento, descubrir sus riquezas, y darlas a conocer es una responsabilidad que tenemos. Los caminos son muchos, esperamos que este simposio ayude a esto.

- ¿Cuáles son esos contenidos en los que se ahondará en el simposio?
- El simposio quiere ser un momento de compartir algunas de las riquezas del Catecismo, una especie de banquete preparado con sus enseñanzas. Está articulado en cuatro bloques siguiendo las cuatro partes del Catecismo: La Vida de la fe y el Credo; la celebración del misterio cristiano y los siete sacramentos; la vida cristiana y los diez mandamientos; la oración cristiana y el Padrenuestro. También se reflexionará sobre temas transversales a todo el catecismo, como el uso que hace el Catecismo de las fuentes bíblicas, patrísticas y litúrgicas.

- ¿Qué caminos podría emprender actualmente la Iglesia para establecer un espacio de diálogo fecundo, abierto y creativo entre Teología y Catequesis? 
La teología y la catequesis se nutren mutuamente. La teología surge como reflexión y enseñanza de los contenidos de la fe, que son transmitidos en la catequesis. La teología nutre a la catequesis con los contenidos que debe transmitir. Al mismo tiempo la catequesis y su necesidad de transmitir los contenidos de la fe en el mundo actual ayudan a la teología a sus reflexiones y a enfocar sus estudios. La catequesis debe responder a los interrogantes de los hombres de hoy, lo mismo que la teología. Cristo es el centro de la enseñanza de la catequesis y de la reflexión teológica. 

- Viendo los nuevos escenarios de la fe y la cultura, ¿cómo podría transmitirse el Catecismo a los jóvenes de hoy, a los laicos y también a los agentes pastorales, en especial a los que colaboran con la enseñanza de la catequesis?
- La catequesis a lo largo de los siglos ha sabido buscar los diferentes modos de transmitir su mensaje. El actual contexto es sumamente variado, lo que requiere de respuestas diversas. Los jóvenes reciben enorme cantidad de estímulos diversos que tienden a dispersarlos, por lo que llevarlos a ámbitos donde las preguntas fundamentales afloren y puedan ser respondidas es siempre necesario. Los jóvenes tienen una enorme búsqueda de sentido y felicidad, que solo Jesús puede responder satisfactoriamente, muchas veces no lo saben y hay que hacer que puedan descubrir esa búsqueda profunda y presentarles a Jesús que con su amor eterno, con su muerte y resurrección da sentido a la vida. 

Los catequistas están continuamente en contacto con catequizandos que los interpelan y hacen preguntas, de un modo especial ellos tienen que saber responderlas, es por eso que necesitan encontrar esas respuestas, el estudio del Catecismo es esencial para ellos. Escuelas de catequesis, Encuentros, y demás suelen ser ámbitos propicios para ello.

- Considerando las formas de hablar y de narrar cuando el Catecismo vio la luz, ¿cómo se podrían adaptar algunos conceptos a un lenguaje actual para una experiencia más enriquecedora en la transmisión del Kerigma?
- El lenguaje es una realidad dinámica, cambia en sus expresiones, varía de un lugar a otro, es por ello que una de las tareas de la catequesis es traducir los conceptos al lenguaje actual, para eso es fundamental conocer bien los contenidos de la fe, y sus consecuencias. El Catecismo ayuda a esto, a descubrir la belleza y fuerza de la fe. También hay que conocer el lenguaje de la cultura actual. Solo conociendo bien las verdades de la fe, y el mundo contemporáneo se puede adaptar el lenguaje, esto lleva un gran esfuerzo que es necesario hacer.

- ¿Cómo repensar la transmisión de los aspectos históricos, culturales, morales y doctrinales del Catecismo para que continúe siendo una fuente de consulta e inspiración permanente?
- Este Catecismo surge como fruto del Concilio Vaticano II, a pedido del sínodo de los obispos. Ha sido un verdadero trabajo sinodal, se consultó a todos los obispos del mundo, eso mismo le da una universalidad muy importante. En sus contenidos fundamentales expresa la fe que creemos, celebramos, vivimos y rezamos. Para transmitir esto es necesario conocerlo, descubrir sus partes fundamentales para poderlas transmitir en los diferentes ámbitos culturales.

En un mundo donde todo parece cambiar, la Iglesia enseñada por Cristo proclama verdades que permanecen y dan firmeza a nuestra vida. Descubrir esos núcleos permanentes y proclamarlos en lenguaje actual es siempre el desafío. Requiere estudio, reflexión, diálogo. Esperamos que el simposio ayude a la transmisión de la fe en el mundo actual.

- ¿Cómo transmitir y profundizar, mediante el Catecismo, las enseñanzas de Jesús y de la Iglesia, pero no tanto desde un modo teórico o de transmisión de información, si no desde una perspectiva más práctica y cotidiana?
- La Catequesis ha sido siempre un ámbito para la transmisión de la fe a personas concretas, con sus circunstancias históricas. La dimensión de información o teoría es siempre una parte, pero no el todo. El hombre vive situaciones concretas variadas, y la fe debe responder a ellas. Es por eso que la catequesis se transmite en una comunidad cristiana, que recibe, acompaña y cuida a las personas que buscan conocer y seguir a Jesús. Fuera de la comunidad de vida y sacramentos la trasmisión de la fe es incompleta y no realiza su cometido. La respuesta a tantas personas que sufren no puede ser nunca solo teórica. Requiere un acompañamiento personal y comunitario. Es el ardor del amor lo que permite transmitir la luz de la fe.

Objetivos del simposio

  • Generar un espacio de diálogo fecundo, abierto y creativo entre Teología y Catequesis.
  • Ensayar, en un ejercicio sinodal, el esbozo de una catequética y una teología fundamental en los nuevos escenarios de la fe y la cultura.
  • Facilitar el encuentro interpersonal y fraterno de teólogos y catequetas que busquen y trabajen para el enriquecimiento mutuo de su saber y hacer.
  • Brindar un servicio concreto a la formación permanente de agentes pastorales, en especial a los que colaboran en la catequesis.

Temas y expositores
La apertura estará a cargo de monseñor Baisi y habrá conferencias simultáneas y plenarios (“Abriendo perspectivas catequísticas. Del Catecismo a una verdadera catequesis kerygmática”, “Abriendo perspectivas catequísticas. Del Catecismo a una verdadera catequesis mistagógica” y “Abriendo perspectivas catequísticas. Del Catecismo a una verdadera catequesis discipular-misionera”). 

El panel conclusivo será sobre “El Catecismo como don y tarea”. También se rendirá homenaje al cardenal Estanislao Esteban Karlic, uno de los redactores del documento, y se leerá una carta del papa emérito Benedicto XVI.

  • P. Gerardo Söding: “¿Amén? Creo-creemos. La primera sección del Catecismo” 
  • Lic. Fazzari: La Trinidad en el Catecismo
  • P. Gastón Lorenzo: Cristocentrismo y Cristología en el Catecismo
  • Mons. Ramón Alfredo Dus, arzobispo de Resistencia: “Según las Escrituras” la lectura cristiana de la Biblia.
  • P. Andrés Di Cío: ¿Qué significa celebrar el misterio cristiano
  • P. Gusmerotti: Referencias litúrgicas del Catecismo
  • P. Fabián Esparafita; De los escritos catequísticos al Catecismo
  • P. Hernán Giudice: Los Santos Padres y los demás santos en el Catecismo 
  • Mons. Ariel Edgardo Torrado Mosconi, obispo de Nueve de Julio: La moral cristiana: el camino a la felicidad 
  • Manuel Arrieta: “YO soy el Señor TU Dios”. La obediencia a los mandamientos, respuesta a la iniciativa amorosa de Dios salvador
  • Luis Alboniga: “En todo lo que hagan miren al Testigo”. La Conciencia moral en la perspectiva teologal de la Vida en Cristo
  • Laura Ribeiro de Isla: La verdad como belleza en el Catecismo
  • Mons. Gabriel Mestre, obispo de Mar del Plata: “Si conocieras el don de Dios” (jn 4, 10). Catecismo y oración.

Mayores informes e inscripción: juntadecatequesis@diocesisdeiguazu.org y por teléfono (03751) 505658.+