Lunes 19 de abril de 2021

Presentaron el logo y la oración del año jubilar de Añatuya

  • 2 de febrero, 2021
  • Añatuya (Santiago del Estero) (AICA)
"Caminando juntos con corazón de Padre" es el lema que acompañará a la diócesis de Añatuya en su 60 aniversario. Ahora se presentó el logo y la oración oficial.
Doná a AICA.org

El obispo de Añatuya, monseñor José Luis Corral SVD, presentó en enero una carta pastoral con motivo de los 60 años de la diócesis, en la que se presentaba el lema que acompañará al año, "Caminando juntos con corazón de Padre", junto con algunos lineamientos pastorales.

Ahora, se realizó la presentación oficial del logo de los 60 años de la diócesis, junto con la oración del jubileo por el año aniversario. 

El logo es autoría de un joven de Añatuya, Juan Carlos Páez Giménez. La figura está enmarcada en un corazón que evoca el amor como estilo de vida y virtud en que la diócesis quiere vivir: “En el amor somos congregados y es el amor de Dios el que queremos anunciar y testimoniar en nuestro servicio (1 Cor. 13,4-13). Somos invitados a tener un solo corazón y una sola alma como las primeras comunidades (Hch. 4,32), y a tener un mismo sentir (2 Cor. 13,11; 1 Pe. 3,8). En el amor permanecemos y en él somos arraigados porque Dios es Amor (1 Jn. 4,8)”, menciona la carta pastoral.

A su vez, el corazón representa a Dios Padre, a San José y a monseñor Jorge Gottau. “Nos remite al Padre Dios, que simboliza en el sol que sale y alumbra a todos, que da la vida y la hace crecer, que es origen y destino de nuestra existencia en la comunión plena (Mt.5,45)”, explican. 

San José, en la figura de la derecha es quien custodia la vida y acompaña a la Sagrada Familia y a la Iglesia, y a la izquierda, monseñor Jorge Gottau, como primer obispo, quien gestó la diócesis y la consolidó en sus primeros 30 años. 

El camino representa “el proyecto comunitario de caminar juntos con el Señor (Hch.9,1), siguiendo las huellas de quienes nos precedieron y dejando rastros para quienes nos sucederán. Seguimos a Jesús que es el Camino, la Verdad y la Vida (Jn. 14,5) y Él es quien nos acompaña y conduce hacia el Padre”.

“El bastón nos conecta con la figura de San José, de monseñor Gottau y de los discípulos-misioneros de Jesucristo”. En San José, “el bastón a veces es representado como una vara florecida (azucena o lirio) símbolo de pureza, también es imagen de apoyo, seguridad y protección de la Virgen María y de su Hijo Jesús”; y en monseñor Gottau, “es el báculo episcopal signo de su pastoreo para guiar y orientar a la grey confiada”. 

También aparece la cruz, que “indica a Jesucristo en el amor hasta el extremo de dar la vida; además la cruz que debe cargar quien opta por Jesús y finalmente como la fuente de donde brota la redención para todos, fuerza y sabiduría de Dios”. Por último, el cielo de fondo “alude a la presencia de la Virgen María, que envuelve todo con su manto maternal. La esposa de San José, la madre del Señor, la Madre de todos a quien tanto amó monseñor Gottau”. 

Junto al lema y al logo, presentaron también la oración que acompañará las reuniones, encuentros y celebraciones. Finalmente, la carta menciona que en los próximos meses se publicarán subsidios y otros materiales para caminar junto a las comunidades diocesanas el año jubilar.

Oración para el año jubilar de Añatuya
Caminando juntos con corazón de Padre, queremos reafirmar nuestra fe y renovarnos en la misión; agradecemos la vida diocesana compartida de ayer y hoy, y avivamos el don recibido con el fuego del Espíritu Santo. 

Padre Bueno ayúdanos a ser testigos de tu misericordia y luz; que tu Reino de justicia, de vida y de paz llegue a todos; que amemos, perdonemos y sirvamos con corazón abierto. 

San José, con tu silencio y oración bendice a la Iglesia universal; que en conversión permanente volvamos con alegría a Jesús, que crezcamos como misioneros discípulos de su Buena Nueva. 

Monseñor Jorge Gottau, que tu ejemplo y enseñanza nos animen para seguir haciendo de nuestra Diócesis de Añatuya: casa de encuentro y comunión, comunidad en salida y solidaridad. 

Virgen Madre del Valle, cuida a nuestras familias, que siempre vivamos en armonía y con dignidad; fortalécenos en la esperanza y llévanos hacia Jesucristo, Hijo tuyo y Señor nuestro. Amén.+