Lunes 6 de diciembre de 2021

¡Otra religiosa con 108 años!

  • 23 de febrero, 2015
  • Angol (Chile) (AICA)
El 20 de febrero cumplió 108 años la hermana Cándida Bellotti, de la congregación de San Camilo de Lelis. Por misterio de la Providencia, el mismo día cumplió también 108 años la hermana María Bienvenida, perteneciente al Instituto Servidoras del Señor y la Virgen de Matará, que actualmente reside en la localidad chilena de Angol.
Doná a AICA.org
El 20 de febrero cumplió 108 años la hermana Cándida Bellotti, de la congregación de San Camilo de Lelis. Por misterio de la Providencia, el mismo día cumplió también 108 años la hermana María Bienvenida, perteneciente al Instituto Servidoras del Señor y la Virgen de Matará, que actualmente reside en la localidad chilena de Angol.

Como decía san Juan Pablo II, cada vocación es un don y un misterio. Algunas la reconocen a edad temprana, y otros la maduran de más grandes. La hermana María Bienvenida sintió el llamado de Dios desde pequeña, pero su frágil salud le había impedido ser recibida en una orden religiosa. Desde entonces dedicó su vida a la atención y al cuidado de su hermano sacerdote, colaborando con él en su ministerio pastoral.

Ya en su vejez, llegó a sus puertas un niño sin techo. La mujer, con ayuda de su hermano sacerdote, recibió al pequeño, que años más tarde se convirtió en sacerdote misionero del Instituto del Verbo Encarnado.

Con 90 años, la religiosa fue aceptada en 1997 en el Instituto Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará, concediéndole Dios lo que había deseado ardientemente durante toda su vida.

Con 21 años de vida consagrada, el 20 de febrero festejó 108 años con una misa de acción de gracias celebrada por su "hijo del corazón", el padre Juan Bautista, y acompañada por la Superiora Provincial venida desde la Argentina y las comunidades del instituto presentes en Chile.

Ejemplos de perseverancia y entrega como el de estas dos religiosas iluminan a toda la Iglesia en este año de particular gracia dedicado a la vida consagrada.

La más longeva vive en Brasil
Luego de que muchas personas se sorprendieran con la historia de vida de la hermana Bellotti, de 108 años, salieron a la luz historias de monjas, religiosas y hermanas de mayor edad, que aún perseveran en la vocación que Dios les regaló y siguen siendo testimonio vivo del evangelio en sus comunidades.

Difícilmente se pueda tener un registro exacto de la cantidad de religiosas que hay en el mundo, y menos aún de sus edades. No obstante, pocas religiosas pueden ostentar casi 90 años de vida consagrada como la hermana Irene Lanna, residente salesiana en Belo Horizonte, quien cumplió 112 años el pasado 11 de junio.

La hermana Irene Lanna es la religiosa más longeva del instituto de las Hijas de María Auxiliadora y, presumiblemente, la más anciana de todas las religiosas del mundo. Nació en Ponte Nova, Minas Gerais, en 1903. Sus padres, de origen francés, se habían trasladado al Brasil. En 1922 se unió a la congregación salesiana e hizo su primera profesión religiosa en 1925, con 22 años. Sus votos perpetuos fueron efectuados en 1930.+