Jueves 30 de junio de 2022

"No se puede reducir la guerra a una distinción entre buenos y malos", afirmó el Papa

  • 14 de junio, 2022
  • Roma (Italia) (AICA)
La Civiltà Cattolica publica una entrevista con el pontífice donde habla de la guerra, revela su conversación con el patriarca Kirill, y llama a una "renovación espiritual de la Iglesia".
Doná a AICA.org

“Lo que estamos viendo es la brutalidad y la ferocidad con la que esta guerra está siendo llevada a cabo por las tropas, generalmente mercenarias, utilizadas por los rusos. Pero el peligro es que sólo veamos esto, que es monstruoso, y no veamos todo el drama que se está desarrollando detrás de esta guerra, que tal vez de alguna manera fue provocada o no evitada", expresó el papa Francisco en una conversación que mantuvo con los diez directores de las revistas culturales europeas de la Compañía de Jesús, recibida en audiencia en la biblioteca privada del Palacio Apostólico y publicada hoy, 14 de junio, en La Civiltà Cattolica.

“Tenemos que alejarnos del patrón normal de Caperucita Roja: Caperucita era buena y el lobo era el malo. Aquí no hay buenos y malos metafísicos, de forma abstracta. Está surgiendo algo global, con elementos muy entrelazados. Un par de meses antes de que empezara la guerra, conocí a un jefe de Estado, un hombre sabio, que habla muy poco, muy sabio. Y después de hablar de las cosas que quería hablar, me dijo que estaba muy preocupado por la forma en que se movía la OTAN. Le pregunté por qué, y me dijo: 'Están ladrando a las puertas de Rusia'. Y no entienden que los rusos son imperiales y no permiten que ninguna potencia extranjera se acerque a ellos". Concluyó: "La situación podría llevar a la guerra. Esta era su opinión. El 24 de febrero comenzó la guerra. Ese jefe de Estado fue capaz de leer las señales de lo que estaba sucediendo”, contó Francisco.

¿Pro-Putin?
“Alguien puede decirme en este momento: ¡entonces eres pro-Putin! No, no lo soy. Sería simplista y erróneo decir tal cosa. Simplemente estoy en contra de reducir la complejidad a la distinción entre buenos y malos, sin razonar sobre las raíces y los intereses, que son muy complejos. Mientras vemos la ferocidad, la crueldad de las tropas rusas, no debemos olvidar los problemas para tratar de resolverlos”, expresó el pontífice.

Por el contrario, el Santo Padre alerta de que lo que está ocurriendo ahora en Ucrania “lo vemos así porque está más cerca de nosotros y toca más nuestra sensibilidad. Pero hay otros países muy lejanos donde la guerra sigue y a nadie le importa”. Ante ello, animó a las revistas de los jesuitas a abordar “el lado humano de la guerra”: “Ojalá sus revistas abordaran el drama humano de la guerra. Está muy bien hacer un cálculo geopolítico, estudiar las cosas en profundidad. Deben hacerlo, porque es tu trabajo. Reflexionar sobre esto ayudaría mucho a la humanidad y a la Iglesia.

Ucrania un país heroico
Francisco añadió: Todo el mundo abre su corazón a los refugiados, a los exiliados ucranianos, que suelen ser mujeres y niños. Los hombres se quedan luchando. Todos somos muy sensibles a estas situaciones dramáticas. Son mujeres con hijos, cuyos maridos pelean allí. Mujeres jóvenes y hermosas. Pero me pregunto: ¿qué pasará cuando se pase el entusiasmo por ayudar? Como las cosas se están enfriando, ¿quién se ocupará de estas mujeres? Hay que mirar más allá de la acción concreta del momento, y ver cómo los vamos a apoyar para que no caigan en el tráfico, no sean utilizados, porque los buitres ya están dando vueltas”. 

“Ucrania es experta en esclavitud y guerra. Es un país rico, que siempre ha sido cortado, desgarrado por la voluntad de quienes querían apoderarse de él para explotarlo. Es como si la historia hubiera predispuesto a Ucrania a ser un país heroico. Ver este heroísmo nos toca el corazón. ¡Un heroísmo que va de la mano de la ternura! De hecho, cuando llegaron los primeros jóvenes soldados rusos -más tarde enviaron mercenarios-, enviados para hacer una "operación militar", como decían, sin saber que iban a la guerra, fueron las propias mujeres ucranianas las que se encargaron de ellos cuando se rindieron. Gran humanidad, gran ternura. Mujeres valientes. Gente valiente. Un pueblo que no teme luchar. Un pueblo trabajador y al mismo tiempo orgulloso de su tierra. 

“Me gustaría destacar este punto -reiteró-: el heroísmo del pueblo ucraniano. Lo que tenemos ante nuestros ojos es una situación de guerra mundial, de intereses globales, de venta de armas y de apropiación geopolítica, que está martirizando a un pueblo heroico”.

Conversación con Kirill
Durante la conversación el Papa ha revelado que mantuvo una conversación de 40 minutos con el Patriarca Kirill. "En la primera parte me leyó una declaración en la que daba razones para justificar la guerra. Cuando terminó, intervine y le dije: «Hermano, no somos clérigos del Estado, somos pastores del pueblo». Tenía que reunirme con él el 14 de junio en Jerusalén, para hablar de nuestros asuntos. Pero con la guerra, de mutuo acuerdo, decidimos posponer la reunión a una fecha posterior, para que nuestro diálogo no se malinterpretara. Espero encontrarme con él en una asamblea general en Kazajistán en septiembre. Espero poder saludarlo y hablar un poco con él como pastor”.

Iglesia: Renovación espiritual versus esquemas anticuados
“Es muy difícil ver la renovación espiritual utilizando esquemas muy anticuados”, aseguró Francisco ante la pregunta de los directores de las revistas jesuitas. “Tenemos que renovar nuestra forma de ver la realidad, de evaluarla. En la Iglesia europea veo más renovación en las cosas espontáneas que están surgiendo: movimientos, grupos, nuevos obispos que recuerdan que hay un Concilio detrás de ellos. Porque el Concilio que algunos pastores recuerdan mejor es el de Trento. Y lo que digo no es una tontería”, dijo el Papa.

Y agregó: “El restauracionismo ha llegado a amordazar al Concilio. El número de grupos "restauracionistas" -por ejemplo, hay muchos en Estados Unidos- es impresionante. Un obispo argentino me dijo que le habían pedido que administrara una diócesis que había caído en manos de estos "restauradores". Nunca habían aceptado el Consejo. Hay ideas, comportamientos que provienen de un restauracionismo que básicamente no aceptó el Concilio. El problema es precisamente éste: que en algunos contextos el Concilio aún no fue aceptado. También es cierto que un Concilio tarda un siglo en echar raíces. Entonces, ¡todavía tenemos cuarenta años para que eche raíces!”

“Signos de renovación -comentó- son también los grupos que dan un nuevo rostro a la Iglesia a través de la asistencia social o pastoral. Los franceses son muy creativos en esto”.

Camino sinodal alemán
Entre otros temas, en la entrevista, el Papa fue cuestionado sobre el proceso sinodal alemán y el camino que están recorriendo allí algunas diócesis. El Papa ha desvelado que de dirigió al presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, Georg Bätzing, para decirle: "Hay una muy buena Iglesia evangélica en Alemania. No necesitamos dos”. El problema surge “cuando la vía sinodal proviene de las élites intelectuales y teológicas, y está muy influenciada por las presiones externas. Hay algunas diócesis donde el camino sinodal se está haciendo con los fieles, con el pueblo, lentamente”.

“Quería escribir una carta sobre su camino sinodal. Lo escribí yo mismo, y me llevó un mes escribirlo. No quería involucrar a la Curia. Lo hice por mi cuenta. El original está en español, y el que está en alemán es una traducción. Allí escribí lo que pienso”, comentó Francisco.

El hecho de que haya diferentes puntos de vista “está bien”. El problema, expresó el pontífice, “es cuando hay presión. Eso no ayuda. Sin embargo, no creo que Colonia sea la única diócesis del mundo donde hay conflictos. Y la trato como a cualquier otra diócesis del mundo que tenga conflictos”.+