Sábado 24 de julio de 2021

Mons. Ojea: "Imitemos al Señor en esa empatía particular con su pueblo"

  • 18 de julio, 2021
  • San Isidro (Buenos Aires) (AICA)
"Entonces sí la Palabra es una Palabra que viene con una verdadera autoridad, palabra que necesitamos para encontrar el sentido de nuestra vida y no andar perdidos, sino encontrados", destacó.
Doná a AICA.org

El obispo de San Isidro, monseñor Oscar Vicente Ojea, comenzó su reflexión semanal señalando que “el Evangelio de este domingo nos presenta a los apóstoles volviendo de su primera experiencia misionera, con un enorme deseo de estar con Jesús y contarles cómo les había ido”.

“El Evangelio dice que era tanta la gente que iba y venía que no tenían tiempo ni para comer; entonces Jesús los invita a descansar, los invita a pasar un rato de amistad para compartir esa experiencia: ‘vamos a un lugar desierto para descansar un poco’”, comentó.

“Necesitaban descansar el corazón, estaban contentos de poder tener ese tiempo para ellos, sin embargo llegan a la otra orilla y se encuentran que la multitud se ha adelantado y espera a Jesús”, agregó.

El prelado sanisidrense continuó expresando que: “Jesús podía haber encontrado una salida, decir ‘no tengo tiempo’, podría haber intentado zafar de la situación, podría haberse quejado, podría haber dicho: ‘tenemos derecho a descansar’, con toda la carga que tenía y sin embargo el Señor se entrega a la situación”.

“Dice el Evangelio que vio a la muchedumbre y se compadeció de ella porque eran como ovejas sin pastor. El Señor tiene una gran empatía con su pueblo, son los pobres, los enfermos y los desocupados de su tiempo. El Señor no los clasifica, no dice que sean perezosos, que podían hacer otra cosa, no les aconseja nada que tenga que ver directamente con esa situación; se pone a enseñarles la Palabra de Dios. Se impresiona, se pone en su lugar y se pone a transmitir la Palabra de Dios”, reflexionó.

Monseñor Ojea invitó a rezar imitando al Señor en ese “ponerse en la historia de los otros, ese tener esa empatía particular con su pueblo, su cercanía; entonces sí la Palabra es una Palabra que viene con una verdadera autoridad, palabra que necesitamos para encontrar el sentido de nuestra vida y no andar perdidos, sino encontrados”.+