Miércoles 26 de enero de 2022

Mons. Moon: "El nacimiento de Jesús marca un antes y un después en la historia"

  • 30 de diciembre, 2021
  • Venado Tuerto (Santa Fe) (AICA)
El obispo de Venado Tuerto ofreció consejos para celebrar mejor esta Navidad: no alborotarse, contemplar, agradecer a Dios que se hace Niño, y descubrirlo en los más pobres y débiles.
Doná a AICA.org

En su homilía de Navidad, monseñor Han Lim Moon, obispo de Venado Tuerto, señaló que “lo que nos reúne a todos es Jesús, no la comida”.  Por esto, expresó que “el nacimiento de Jesús dividirá un antes y un después en la historia universal”. Y destacó que “esta Buena Noticia está anunciada en primer lugar a los pastores. ¿Por qué el ángel anunció a los pastores y no a los poderosos e importantes de Jerusalén? Porque Dios tiene preferencia por los sencillos, los pequeños, los débiles”. 

También reflexionó: “¿Cuál es el contenido de gran alegría de esta Buena Noticia? Que, a partir de la Nochebuena, Dios se hizo hombre y está con nosotros. Vino a habitar con nosotros. Brindándonos la ternura, luz que nos ilumina el sentido de la vida. Nos ofrece la esperanza, el perdón. Vino para acompañarnos siempre; hasta el fin del mundo”.

En ese sentido, señaló el aviso del ángel a los pastores cuando les anuncia que encontrarán un recién nacido envuelto en pañales y acostado en un pesebre. “Eso simplemente es el signo del nacimiento del Salvador. Es decir que la señal para reconocer a Jesús no es algo grandioso. Es algo muy sencillo. Un bebé que necesita ser cuidado, abrazado, amado por nosotros”, manifestó el obispo. 

Además, monseñor Moon detalló cuatro aspectos para celebrar mejor la Navidad. En primer lugar, “tener un clima sereno, no alborotado, porque el acontecimiento sucedió en un silencio profundo”, expresó. En segundo lugar, invitó a “contemplar con un corazón sencillo este gran acontecimiento que marca la historia”. Asimismo, exhortó a “agradecer a Dios hecho bebé, amarlo y cuidarlo en nuestra vida”. 

Por último, animó a “descubrir a Jesús que nace entre los más pequeños, sencillos, débiles, sufrientes, humildes y pobres. Así quiso nacer. Así Dios quiere estar presente en medio de nosotros”, concluyó.+