Sábado 20 de abril de 2024

Mons. Hesayne insiste en la resonancia política del Evangelio

  • 20 de noviembre, 2014
  • Azul (Buenos Aires) (AICA)
El obispo Miguel Esteban Hesayne, fundador y director del Instituto Cristífero, insistió en afirmar la importancia de la resonancia política del Evangelio, al sostener que frente a quienes preguntan ¿qué tenemos que hacer?, la respuesta es el mandato de Jesús a sus discípulos: "Vayan por todo el mundo y anuncien a toda la Creación lo que les he enseñado, sean mis testigos por todos los rincones de esta tierra. Vale decir: muestren y enseñen lo que les he enseñado". Puso como ejemplo a las primeras comunidades cristianas, cuya predicación se extendió por el mundo como una mancha de aceite. "Lo que escuchaban sobre el hecho Jesús no quedó en la intimidad de cada uno sino que tuvo resonancia social y política. La historia de las primeras comunidades cristianas nos abre novedosos caminos para sembrar valores que humanicen el mundo político", sostuvo.
Doná a AICA.org
El obispo Miguel Esteban Hesayne, fundador y director del Instituto Cristífero, insistió en afirmar la importancia de la resonancia política del Evangelio, al sostener que frente a quienes preguntan ¿qué tenemos que hacer?, la respuesta es "el mandato de Jesús cuando después de su Resurrección, sus primeros discípulos le oyeron decirles vayan por todo el mundo y anuncien a toda la Creación lo que les he enseñado, sean mis testigos por todos los rincones de esta tierra. Vale decir: muestren y enseñen lo que les he enseñado".

Tras una catequesis sobre la necesidad del encuentro personal con Jesús, destacó que "cuando los creyentes se reunían en nombre de Jesús inauguraron una nueva convivencia humana escuchando, reflexionando y orando lo que, hoy, llamamos los Evangelios".

"A tal punto notable que, en medio de todo tipo de costumbres y cultura, se distinguían como el día de la noche. No se separaban del resto de la sociedad a la cual pertenecían. Se distinguían", puntualizó y recordó que "los historiadores paganos como Tácito han dejado consignado en la historia del Imperio que una nueva raza de hombres había aparecido en la Roma Imperial. Hombres y mujeres que se distinguían por el trato bondadoso y servicial para con los demás".

Monseñor Hesayne aseguró que "lo tratado en sus reuniones trascendía a los demás mediante la conducta diaria de los participantes. Así, ese grupo de seguidores se hizo notar por el derroche de simpatía que irradiaba su presencia ciudadana en donde trabajaban y actuaban".

"Así como una mancha de aceite, sus reuniones fueron creciendo en número de participantes y extendiéndose por el mundo. Lo que escuchaban sobre el hecho Jesús no quedó en la intimidad de cada uno sino que tuvo resonancia social y política. La historia de las primeras comunidades cristianas nos abre novedosos caminos para sembrar valores que humanicen el mundo político", concluyó.+

Texto completo de la homilía