Sábado 18 de mayo de 2024

La vida de Marcelo Diez, en manos de la Corte Suprema

  • 8 de julio, 2013
  • Neuquén (AICA)
La Corte Suprema de Justicia de la Nación deberá resolver la cuestión de fondo sobre la situación de Marcelo Diez, un hombre que permanece desde 1994 postrado y en estado vegetativo y a quien la familia busca cesarle su alimentación e hidratación. La Iglesia en Neuquén siguió de cerca los pormenores del caso y hasta ofreció hacerse cargo de Diez. El obispo diocesano, monseñor Virginio Bressanelli SCJ, advirtió la utilización del caso Diez como un paradigma que pueda sentar precedentes jurídicos para el futuro en materia de eutanasia, llamada "muerte digna".
Doná a AICA.org
La Corte Suprema de Justicia de la Nación deberá resolver la cuestión de fondo sobre la situación de Marcelo Diez, un hombre que permanece desde 1994 postrado y en estado vegetativo y a quien la familia busca cesarle su alimentación e hidratación, amparados en una resolución del Tribunal Superior de Justicia de Neuquén (TSJ), que había afirmado en abril que no se requería un fallo judicial para cesar el soporte vital al paciente.

En aquella oportunidad, los jueces Oscar Massei y Evaldo Moya habían resuelto que no era "una cuestión judiciable" la solicitud de retiro, cese y abstención de todas las medidas de sostén vital de Marcelo Diez, solicitado por sus hermanas.

Los magistrados que integran la Sala Civil consideraron que "atento las aristas especiales que presenta el caso, la invocación de gravedad institucional y la trascendencia pública (...) debe habilitarse el tratamiento por parte del Máximo Tribunal Federal".

La situación del joven neuquino llegó al máximo tribunal de Justicia luego de que el Defensor General del Poder Judicial de la provincia y el curador del paciente presentaran un amparo. Así, la Sala Civil del TSJ concedió los recursos extraordinarios federales interpuestos.

La Iglesia en Neuquén siguió de cerca los pormenores del caso y hasta ofreció hacerse cargo de Diez. En una entrevista concedida en ocasión de la colecta anual de Cáritas, el obispo diocesano, monseñor Virginio Bressanelli SCJ, afirmó que la vida del paciente "debe ser respetada hasta que se apague naturalmente", y reafirmó que el paciente "no está en situación terminal" ni enchufado a elementos que mantienen sus funciones vitales.

El prelado también advirtió la utilización del caso Diez como un paradigma que pueda sentar precedentes jurídicos para el futuro: "Las medidas que tomen pueden luego convertirse en medidas semejantes para con otros. Hay que pensar que puede establecer precedentes jurídicos que luego podrán hacer que se empiece a obrar de una u otra manera".+