Jueves 17 de junio de 2021

Falleció un diácono permanente pampeano

  • 9 de noviembre, 2020
  • Santa Rosa (La Pampa) (AICA)
La diócesis de Santa Rosa despidió al diácono permanente Mario de la Torre, quien falleció en la jornada del domingo 1 de noviembre, solemnidad de Todos los Santos.
Doná a AICA.org

La diócesis de Santa Rosa despidió al diácono permanente Mario de la Torre, quien falleció el domingo 1 de noviembre, solemnidad de Todos los Santos.

“Hoy tenemos un santo más con el Señor, falleció Mario de la Torre, primer diácono permanente pampeano. Que el Señor lo tenga en sus brazos. Rezamos por el consuelo de su familia, Susana su esposa, y sus hijos”, publicó la diócesis en sus redes sociales al comunicar la noticia.

El lunes 2 de noviembre se celebró en la catedral la misa exequial de cuerpo presente, presidida por el obispo de Santa Rosa, monseñor Raúl Martín, acompañado por el obispo auxiliar, monseñor Luis Martín, y varios sacerdotes del clero diocesano. “Como buen docente, Mario nos regaló buenas enseñanzas”, afirmó el obispo, “todos aprendimos de él que el amor no cansa, sino que nos anima a seguir buscando el bien”. “Mario tan calladamente pero siempre fue descubriendo a ese Jesús tan necesitado y nunca dejó de lado a ningún hermano”, completó.

Los medios locales lo describen como “un hombre que dedicó su vida entera a ayudar a quienes más lo necesitan. Sirvió todos los días a los más carenciados”, destacaron. Varias parroquias de la ciudad de Santa Rosa también lo recordaron, publicando un pésame en sus redes sociales y convocando a la oración por él.

Del mismo modo lo hizo el programa radial “El jardín de la Iglesia”, de la catedral de Santa Rosa, con un homenaje dedicado al diácono a través de distintas entrevistas a personas referentes, que contaron diversas labores de su vida.

Mario de la Torre nació en Lincoln, provincia de Buenos Aires. Se casó con Susana Alicia Silvestro, y tuvieron dos hijos, Marcelo José y Juan Pablo. Mario fue técnico agropecuario y profesor de enseñanza primaria, y en Santa Rosa empezó a trabajar con los más pobres en lo que era la incipiente Villa Don Bosco.

De la Torre, junto con su esposa, fue el impulsor de la Fundación Aportes a la Humanidad (FundAlHum), donde cada día, alrededor de un centenar de personas almorzaban, antesde la pandemia, en torno a grandes mesas. En su mayoría, asistían al lugar personas que no pueden acceder a un plato de comida al mediodía.

El diácono también había realizado labores pastorales en los Hogares de Don Bosco de la capital pampeana, donde llegó a tener a cargo la crianza y la educación de más de 100 chicos.+