Jueves 26 de noviembre de 2020

El Papa exhortó a recuperar el sagrado respeto por la tierra, que también es casa de Dios

  • 22 de abril, 2020
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El papa Francisco dedicó este miércoles 22 de abril una catequesis especial a la 50ª Jornada Mundial de la Tierra, (Earth Day) que se celebra hoy

e provocan dentro de esta tierra un bien que siempre tiende a difundirse, a veces de manera invisible".



¿Cómo podemos restaurar una relación armoniosa con la Tierra y el resto de la humanidad? Se preguntó Francisco. Necesitamos una nueva forma de ver nuestra Casa común, dijo, no es un depósito de recursos para ser explotados. Para nosotros los creyentes el mundo natural es el "Evangelio de la Creación", que expresa el poder creativo de Dios para dar forma a la vida humana y hacer que el mundo exista junto con lo que contiene para sostener a la humanidad. El relato bíblico de la creación concluye de la siguiente manera: "Dios miró todo lo que había hecho, y vio que era muy bueno".



Según el libro del Génesis, "también llevamos dentro de nosotros el aliento de vida que viene de Dios”, por tanto, recordó el Papa estamos hechos de materia terrestre, y los frutos de la tierra sostienen nuestras vidas. Vivimos en la casa común como una familia humana y en la biodiversidad con las otras criaturas de Dios.



“Como “imagen de Dios”, estamos llamados a cuidar y respetar a todas las criaturas y a alimentar el amor y la compasión por nuestros hermanos y hermanas, especialmente los más débiles, en imitación del amor de Dios por nosotros, manifestado en su Hijo Jesús”.



Pero el hombre por egoísmo ha fallado en su responsabilidad como custodio y administrador de la tierra. La hemos contaminado y saqueado, poniendo en peligro nuestras vidas. Hemos fallado en la protección de la tierra, nuestra casa jardín, dijo el Papa, y en la protección de nuestros hermanos. “Hemos pecado contra la tierra, contra nuestro prójimo y, en última instancia, contra el Creador, el Padre bueno que provee a todos y quiere que vivamos juntos en comunión y prosperidad”, señaló.



Por esta razón, se han formado varios movimientos internacionales y locales para despertar las conciencias. El Papa aprecia sinceramente estas iniciativas y todavía, dijo, será necesario que nuestros hijos salgan a las calles para enseñarnos lo que es obvio, es decir, que no hay futuro para nosotros si destruimos el medio ambiente que nos sostiene.



Por último, el Papa recordó que con esta celebración estamos llamados a redescubrir un sentido de respeto sagrado por la Tierra, ya que no sólo es nuestro hogar, sino también el hogar de Dios.



“¡De esto surge en nosotros la conciencia de que estamos en tierra sagrada! Queridos hermanos y hermanas, "despertemos el sentido estético y contemplativo que Dios ha puesto en nosotros". La profecía de la contemplación es algo que aprendemos especialmente de los pueblos originarios, que nos enseñan que no podemos cuidar la tierra a menos que la amemos y respetemos”.



Insistió, además, en que “es necesaria una conversión ecológica que se exprese por medio de acciones concretas. Como familia única e interdependiente, necesitamos un plan compartido para desmantelar las amenazas contra nuestra casa común”. +