Martes 9 de agosto de 2022

El Papa a los obispos: Unidos en esta hora oscura de amenazas a la paz mundial

  • 23 de marzo, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Carta del Santo Padre a los obispos invitándolos a unirse a él en la plenaria de consagración de Rusia y Ucrania a la Virgen María
Doná a AICA.org

A casi un mes del inicio de la guerra en Ucrania “que está causando sufrimientos más terribles a esa población torturada, amenazando incluso la paz mundial”, el papa Francisco envió una carta invitando a la Iglesia del mundo a sumarse al acto de consagración de Rusia y Ucrania al Inmaculado Corazón de María que se realizará en la tarde del viernes 25 de marzo en la Basílica de San Pedro. 

La carta está dirigida a los obispos de todos los países, en ella el pontífice adjunta el texto de la oración de consagración compuesta para la ocasión, en la que, entre varias súplicas, pide: "Apaga el odio, aplaca la venganza, enséñanos el perdón Líbranos de la guerra, preserva al mundo de la amenaza nuclear”. El Papa pide que la oración se rece "a lo largo de ese día, en unión fraterna".

“La Iglesia -escribe el papa Francisco- en esta hora oscura, está fuertemente llamada a interceder ante el Príncipe de la Paz y a estar cerca de quienes pagan las consecuencias del conflicto en su propia piel”. 

El Papa dice estar agradecido, "a todos los que están respondiendo con gran generosidad a mis llamamientos a la oración, al ayuno ya la caridad".

Luego sugiere que el gesto de devoción del 25 de marzo, día en que la Iglesia celebra la Solemnidad de la Anunciación, es una respuesta a las numerosas peticiones recibidas del Pueblo de Dios: "Deseo encomendar a las naciones en conflicto en especial camino a la Virgen”, continúa el Papa, recordando sus palabras en el Ángelus del 20 de marzo en el que anunció que quería “realizar un acto solemne de consagración de la humanidad, especialmente de Rusia y Ucrania, al Inmaculado Corazón de María”.

Y como "es bueno estar dispuestos a invocar la paz renovada por el perdón de Dios", el acto se desarrollará en el marco de una Celebración de la Penitencia que comenzará a las 17.30 (hora de Roma). La consagración, en cambio, está prevista para las 18.30. El mismo día, a la misma hora, presidirá la misma celebración en Fátima el cardenal Konrad Krajewski, como enviado del Papa.

Francisco explica luego el sentido de este acto: “Quiere ser un gesto de la Iglesia universal, que en este momento dramático lleva a Dios, por su Madre y la nuestra, el grito de dolor de los que sufren e imploran el fin de violencia, y encomendar el futuro de la humanidad a la Reina de la Paz". Invita personalmente a cada obispo "a unirse a este acto, convocando, el viernes 25 de marzo, a los sacerdotes, religiosos y demás fieles a la oración comunitaria en los lugares sagrados, para que el Pueblo santo de Dios eleve de manera unánime y sentida la súplica a su madre ".+