Sábado 24 de octubre de 2020

El gobierno de Nigeria no es consciente del peligro de Boko Haram

  • 5 de septiembre, 2014
  • Abuja (Nigeria) (AICA)
A fines de agosto, los terroristas de Boko Haram tomaron el pueblo de Madagali, en el estado Adamawa de Nigeria, forzando al padre Aiden Ibrahim a huir de su parroquia, que luego fue saqueada, destrozada, e incendiada. El arzobispo de Abuja, monseñor John Olorunfemi Onaiyekan, lamentó que el gobierno del país africano no sea consciente del peligro que acarrea el avance del grupo extremista musulmán Boko Haram, que si bien no tiene todavía el nivel del Estado Islámico de Irak, sigue tomando más pueblos y ciudades.
El arzobispo de Abuja, monseñor John Olorunfemi Onaiyekan, lamentó que el gobierno del país africano no sea consciente del peligro que acarrea el avance del grupo extremista musulmán Boko Haram, que si bien no tiene todavía el nivel del Estado Islámico de Irak, sigue tomando más pueblos y ciudades.

"Boko Haram, al menos hasta ahora, gracias a Dios, no es tan grande como para representar una amenaza importante para el estado nigeriano", sin embargo, advirtió que "el peligro es que si aumenta este modo de pensar entre la gente, se puede llegar también a una situación similar a la del norte de Irak. Mi amargura es que no se ve, en el modo de actuar del Gobierno, la percepción real de la situación".

El arzobispo de Abuja aclaró que el peligro no es que en Nigeria haya una persecución contra cristianos, pues su número de población es similar a la de musulmanes. "El problema principal es detener las actividades de los terroristas, que matan a todos, cristianos y musulmanes", señaló.

Por su parte el padre Gideon Obasogie, director de Comunicaciones Sociales en la diócesis de Maiduguri, que incluye los estados de Yobe, Borno y Adamawa, indicó que a fines de agosto, los terroristas de Boko Haram tomaron el pueblo de Madagali, en el estado Adamawa de Nigeria, forzando al padre Aiden Ibrahim a huir de su parroquia, que luego fue saqueada, destrozada y luego incendiada.

Mientras que muchos cristianos huyeron del área pocos meses antes del ataque, muchas personas que permanecieron en la zona fueron asesinadas por los insurgentes, dijo el padre Obasogie a Radio Vaticano.

Las parroquias en toda la diócesis son continuamente aterrorizadas por Boko Haram, forzando a los laicos y sacerdotes cristianos a huir y a cerrar las iglesias.


Acercándose a la capital del estado de Borno
Solo pocos días antes de tomar Madagali, el grupo islámico tomó la cercana ciudad de Gwoza en el estado de Borno y declaró la zona como un califato, un estado islámico.

Sin embargo, recientes informes de la BBC y fuentes locales indicaron que Boko Haram abandonó Gwoza para ir a Bama, una ciudad con una población de alrededor de 270 mil personas, a poco más de 80 kilómetros al norte.

Luego de intensas batallas con el ejército nigeriano el pueblo fue capturado por los insurgentes el 1 de septiembre, según informaron residentes de Bama a la BBC.

Mientras que los militares pudieron mantener a los atacantes a raya por un tiempo, los terroristas regresaron con refuerzos y comenzaron capturando la ciudad, comenzando con las barracas militares.

A pesar de que aún no fue confirmado oficialmente por el ejército, el pueblo habría sido una captura clave, al ser la ciudad más grande bajo el control de Boko Haram, y un paso más hacia Maiduguri, la capital del estado de Borno.

Miles huyeron de Bama a pie rumbo a Maiduguri el 1 de septiembre, al tiempo que la ciudad era tomada por los insurgentes.

Boko Haram, que significa "la educación occidental es pecaminosa", comenzó a usar la fuerza militar en 2009 para imponer la ley islámica de la sharia en Nigeria.

Boko Haram consiguió atención internacional en abril de este año, cuando se atribuyó la autoría del secuestro de cerca de 300 niñas escolares.

Muchos países, incluyendo China, Francia, Reino Unido y Estados Unidos, enviaron asistencia militar para ayudar a encontrar a las niñas, pero la mayoría de ellas continúa desparecida.

Naciones Unidas estima que los ataques de Boko Haram causaron más de 470 mil personas desplazadas internamente, y alrededor de 57 mil refugiados.+