Miércoles 25 de mayo de 2022

Consudec: "La belleza entra en el mundo con el rostro de un Niño"

  • 17 de diciembre, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
"Nos ha nacido un Salvador. Alguien que nos rescata de la vida sofocante para introducir en ella un atractivo mayor", expresó el presbítero José Álvarez en su último editorial en la revista Consudec.
Doná a AICA.org

El presidente del Consejo Superior de Educación Católica (Consudec), presbítero José Álvarez, tituló "la melogía más hermosa" su editorial en la revista institucional de diciembre, en el que cita un párrafo del discurso pronunciado por el papa Francisco durante el encuentro que mantuvo con jóvenes en la Escuela San Dionisio de las Hermanas Ursulinas en Maroussi, Atenas, el pasado 6 de diciembre.

Decía el pontífice: “Como Ulises en el camino a casa, tú también en la vida, que es un viaje aventurero a la Casa del Padre, encontrarás sirenas. En el mito atraían a los marineros con su canto para hacerlos estrellarse contra las rocas. En realidad, las sirenas de hoy quieren encantarte con mensajes seductores e insistentes, que se centran en las ganancias fáciles, en las falsas necesidades del consumismo, en el culto al bienestar físico, a la diversión a toda costa … Hay muchos fuegos artificiales, que brillan por un momento, y luego no dejan nada más que humo en el aire. Te entiendo, no es fácil resistirse. ¿Recuerdas cómo lo hizo Ulises? socavado por las sirenas? Él mismo se había atado al mástil del barco. Pero otro personaje, Orfeo, nos enseña un camino mejor: cantó una melodía más hermosa que la de las sirenas y así las silenció. ¡Por eso es importante nutrir la maravilla, la belleza de la fe! No somos cristianos porque tengamos que hacerlo, sino porque es hermoso.”

El presidente del Consudec afirmó que "la belleza entra en el mundo con el rostro de un niño" y subrayó: "Nos ha nacido un Salvador. Alguien que nos rescata de la vida sofocante para introducir en ella un atractivo mayor".

"La propuesta es seguir esta belleza en la realidad de la vida. Dejarnos asombrar, fascinar, apostar que nuestra felicidad depende de la respuesta que este Niño Salvador trae para cada uno de nosotros", sostuvo el sacerdote.

"Estamos felices porque la respuesta a la necesidad de plenitud de nuestra humanidad ha entrado en el mundo, aunque nosotros, como los Reyes de oriente, estemos camino hacia el encuentro con Él", concluyó.

Más información en la revista Consudec.+