Lunes 29 de noviembre de 2021

Comenzó en Goya la novena hacia el 60° aniversario de la diócesis

  • 21 de octubre, 2021
  • Goya (Corrientes) (AICA)
Con la llegada de la imagen peregrina de la Virgen de Itatí, comenzaron el Goya los festejos por los 60 años de la diócesis.
Doná a AICA.org

Con la llegada de la imagen peregrina de la Virgen de Itatí a la catedral Nuestra Señora del Rosario, en la mañana del miércoles 20 de octubre comenzó la novena por los 60 años de la diócesis.

La misa de inicio de la novena estuvo presidida por el obispo de Goya, monseñor Adolfo Ramón Canecín. Hasta el 29 de octubre, día de la fiesta central, la sagrada imagen recorrerá los siete departamentos y estará acompañada por el obispo diocesano.

Luego de la misa, se llevó a cabo una caravana de vehículos con la imagen de la Virgen de Itatí y la Cruz Misionera, que recorrió las cuatro parroquias de la ciudad de Goya, cumpliendo un cronograma que involucró a las comunidades parroquiales de Nuestra Señora del Rosario, San Pantaleón, San Roque y San Jacinto y, finalmente San José Obrero.

El lema que anima el jubileo, “Vayan juntos y testimonien mi Vida”, fue recalcado por el obispo, en recuerdo de la creación de la diócesis, ocurrida el 10 de abril de 1961.

“Con mucha alegría estamos iniciando esta experiencia por las instancias sinodales, estructuras de comunión y participación” dijo al referirse al Consejo de Pastoral Diocesano y al Consejo Presbiteral, e invitó a “disponernos” para la celebración jubilar que será el próximo 29 de octubre a las 19 en la iglesia catedral.

Además, explicó: "Vamos a rezar en cada lugar la misa de cada día de la novena, y el primer día es en nuestro departamento de Goya”. De esa manera, detalló, “queremos prepararnos y disponer nuestros corazones para vivir, con mucha alegría y gozo, conforme la realidad nos permita, la fiesta jubilar”.

El obispo destacó que la elección de la fecha se debe a que un 29 de octubre de 1961, “llegó y asumió nuestro primer obispo, monseñor Alberto Devoto". En memoria de ese día, se realizará la fiesta central.

“Cuando nos planteamos esto, la pandemia arreciaba”, reconoció el prelado, por lo tanto nos planeamos “actividades más hacia adentro en cada comunidad, de carácter artesanal, boca a boca", porque “no podíamos reunirnos y encontrarnos de manera presencial. La realidad fue cambiando y hoy nos podemos reunir”.

La experiencia vivida durante la pandemia, consideró el obispo, permitió "profundizar nuestras raíces y renovarnos en cada parroquia, comunidad y departamento. Todo esto será traído el próximo 29 de octubre”.

El tema reflexionado en el primer día de la novena es “Pueblo reunido, en la unidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” que es el gran “misterio de la Iglesia”.

“La Iglesia no es una mera corporación ni una ONG” planteó el obispo y reconoció: "A veces nos comportamos de esa manera, pero la Iglesia no nace fruto de la voluntad nuestra o de un acuerdo de las personas humanas”.

Al hablar del “plan eterno de salvación”, recordó que Dios "desde toda la eternidad tuvo un plan, proyecto y un sueño, que es salvar a los hombres en su Hijo Jesucristo, adoptar a todo el género humano para formar parte de la familia de Dios”.

Más adelante se refirió al “designio” del Padre cuando llegó Jesus e "inauguró el Reino de Dios aquí en la tierra y, como un signo de esa presencia, convocó a los doce apóstoles, formándolos y capacitándolos”. En esa línea, explicó que en la fe de Pedro edificó la Iglesia, y es la Iglesia que desde la eternidad “estuvo en la mente y el corazón del Padre Eterno”. Por eso, “la Iglesia es un misterio que nace del corazón y designio de Dios y del proyecto original del Padre. Empezó a tener presencia visible cuando Jesucristo formó a los primeros discípulos”.

“¡Qué lindo es saber que nosotros, a través del bautismo, somos hijos de Dios y miembros de la Iglesia!”, valoró y animó a “crecer” en la filiación para con Dios Padre y con la Iglesia Madre. "No se puede tener a Dios como Padre si no se tiene a la Iglesia como madre”.

En su homilía, monseñor Canecín pidió a Dios que “nos regale la gracia de crecer en nuestra condición filial, como hijos de Dios, como miembros e hijos de la Iglesia. Tener una pertenencia cordial, de corazón amar a la Iglesia”. Y animó a los bautizados a "no agregar una arruga o una mancha al rostro de nuestra Madre, la Iglesia” destacando la importancia de vivir la condición de bautizados para que la Iglesia "luzca” y aclaró: "No para hacerse propaganda a sí misma, sino para que la Iglesia sea testigo y anuncio del misterio de la Santísima Trinidad”.

“Que el Espíritu nos ayude a crecer en nuestra condición filial", pidió, y agradeció a Dios, Padre eterno, por este proyecto y sueño que desde la eternidad, pensó y contempló en el misterio de la Iglesia”.

La imagen de la Virgen de Itatí recorrerá los departamentos de Lavalle, Perugorría, Mercedes, Curuzú Cuatiá, Monte Caseros, Mocoretá, Sauce, Esquina y Goya. El recorrido comenzó en Goya y regresará para la gran celebración del próximo 29 de octubre.

Fiesta diocesana
El obispo anticipó que en la misa del 29 de octubre “haremos la apertura solemne del camino sinodal al que nos ha invitado el papa Francisco. La Iglesia se prepara para el sínodo de los obispos del año 2023 y la primera etapa se vive en cada diócesis del mundo”.

La misa de clausura del Jubileo Diocesano estará concelebrada por los obispos Luis Teodorico Stöckler y Ricardo Faifer, asimismo, se espera la participación de algunos obispos de la región pastoral NEA.+