Jueves 2 de febrero de 2023

Último adiós en San Isidro al padre Lagazio, pastor de amor, humildad y servicio

  • 7 de julio, 2022
  • San Isidro (Buenos Aires) (AICA)
La comunidad diocesana de San Isidro despidió con una misa al sacerdote Jorge Luis Lagazio, fallecido repentinamente este miércoles, a sus 65 años.
Doná a AICA.org

Con una misa presidida por el obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, y concelebrada por los obispos auxiliares, monseñor Guillermo Caride y monseñor Raúl Pizarro; el arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Jorge Eduardo Scheinig; el obispo de San Martín, monseñor Martín Fassi, el obispo emérito de San Isidro, monseñor Jorge Casaretto, y más de 40 sacerdotes del clero local, la comunidad diocesana dio su último adiós al sacerdote Jorge Luis Lagazio.

La misa de cuerpo presente tuvo lugar en la parroquia Nuestra Señora de Aránzazu, donde el padre Lagazio se desempeñaba como párroco.

Con un templo colmado de fieles, monseñor Ojea centró su homilía en la condición principal del sacerdocio: amar a Jesús.

Al respecto, tomando las palabras de San Agustín, expresó: “Oficio de amor, servicio de amor, tarea de amor”, y aseguró: “Esto lo vivió Jorge Luis a fondo, era un hombre totalmente entregado a Jesús, involucrado en todo lo que emprendía, con un entusiasmo arrollador, una creatividad impresionante, una vitalidad a toda prueba. Tomaba con el alma y con el espíritu todo”. 

“Esta pregunta que nosotros hemos respondido o intentado responder varias veces y que es la única condición de nuestro sacerdocio, de nuestro ser pastores, amar a Jesús, lo hemos visto manifestado en él con claridad, por eso nos ha sorprendido de un modo tremendo la partida”, reconoció el prelado.

Y retomando el Evangelio, señaló: “Jesús continúa diciéndole a Pedro: cuando eras joven tú mismo te vestías e ibas a donde querías pero cuando seas viejo extenderás tus brazo y otro te atará y te llevará a donde no quieras”.

Al respecto, reflexionó: “No sabemos cuándo vamos a morir, no sabemos en qué momento, pero sí sabemos que la muerte ya es un acto del amor de Dios. Para los cristianos la muerte es una obra del amor de Dios. ‘Otro te llevará’: otro vio que él estaba preparado para partir y lo llevó totalmente consigo. Asi es el amor de Dios”, insistió.

Finalizando su homilía, pidió al padre Jorge Luis, que está más cerca de Jesús, “por su patria, por su país, por su Iglesia, por su comunidad, por esta comunidad de San Fernando que lo ha sentido tanto, que lo sentirá tanto en sus familias, en sus chicos, en su colegio, en sus pobres, que él atendía con envidiable celo, como aquel que no quiere que se le escape nada”.

“Pidámosle a nuestro Pastor esta gracia, de sostener su Iglesia para que continúe creciendo, predicando este Reino de Jesús, reino de amor, de humildad y de servicio, tres condiciones del pastor que hemos visto tan reflejadas en nuestro querido hermano y amigo”.

Finalizada la misa, los presentes se dirigieron hacia la casa de retiros Monseñor Aguirre para llevar los restos del padre Jorge Luis al cementerio sacerdotal. +