Domingo 28 de noviembre de 2021

San Pedro Nolasco tendrá su monumento en Mendoza

  • 3 de septiembre, 2015
  • Maipú (Mendoza) (AICA)
La comunidad mercedaria de Maipú, en la provincia de Mendoza, llevó adelante la iniciativa de erigir una escultura en honor a san Pedro Nolasco, fundador de la orden. La escultura se inaugurará este domingo 6 de septiembre, a las 17.30, en el atrio de la iglesia ubicada en la calle Padre Vasquez 150.
Doná a AICA.org
La comunidad mercedaria de Maipú, en la provincia de Mendoza, llevó adelante la iniciativa de erigir una escultura en honor a san Pedro Nolasco, fundador de esta antiquísima orden erigida en España en 1218.

La comunidad del convento Nuestra Señora de la Merced convocó a los vecinos a participar de la inauguración de la escultura, que se efectuará este domingo 6 de septiembre, a las 17.30, en el atrio de la iglesia ubicada en la calle Padre Vasquez 150, frente a la Plaza 12 de Febrero.

En 2015, la Orden de la Merced inició un triduo de preparación para las fiestas jubilares por los 800 años de su fundación, que se cumplirán en 2018. En este tiempo decidieron rescatar la figura del santo fundador, san Pedro Nolasco.

La Orden de la Merced nació en España, en 1218, estando esta nación bajo el yugo de los moros musulmanes, y con los piratas sarracenos invadiendo sus costas para tomar cautivos a miles de cristianos y convertirlos en esclavos.

En esas circunstancias, el 2 de agosto de 1218 Pedro Nolasco tuvo una visión de la Virgen María que lo exhortaba a fundar una orden para redimir a aquellos cristianos cautivos. Ocho días después, en la catedral de Barcelona, nacía la "celeste, real y militar Orden de la Merced", cuya obra fue realmente heroica.

Se calcula que fueron alrededor de 300.000 los redimidos por los frailes mercedarios del cautiverio de los moros y unos 3.000 los religiosos que murieron mártires al entregar su vida en cumplimiento de su voto.

Con Pedro de Mendoza llegaron los primeros mercedarios al actual territorio argentino. También lo hicieron con la corriente colonizadora que ingresó por el Norte. A ello se debe que la devoción a Nuestra Señora de la Merced sea una de las más antiguas en el país.

El general Manuel Belgrano proclamó a la Virgen de la Merced generala del Ejército Argentino y le entregó su propio bastón de mando después de la batalla de Tucumán, cuya victoria atribuyó a su protección. A lo largo del país son innumerables los templos y capillas dedicados a su devoción.+