Viernes 17 de septiembre de 2021

San Cayetano también tuvo su fiesta en el barrio porteño de Belgrano

  • 8 de agosto, 2012
  • Buenos Aires (AICA)
El santuario de Liniers no fue solamente el epicentro de la fe renovada en San Cayetano, también hubo fiesta en la parroquia en honor del santo en el barrio porteño de Belgrano. Hasta el templo de la calle Vidal llegaron, pese a las malas condiciones climáticas, cientos de devotos a confiarle al patrono del pan y del trabajo, quien, como dice el lema de la convocatoria de este año: "Alimenta nuestra esperanza y solidaridad". Desde las 7 de la mañana se celebraron misas, se hicieron bendiciones y muchos peregrinos se acercaron al sacramento de la Reconciliación. A las 15 se realizó la procesión con las imágenes de San Cayetano, la Virgen de Luján y San José por las calles del barrio, encabezada por el obispo auxiliar de Buenos Aires y vicario episcopal de Belgrano, monseñor Enrique Eguía Seguí, quien, al finalizar, celebró la misa junto con el párroco del santuario, presbítero Juan Bautista Xatruch. Las celebraciones patronales se enmarcaron en los festejos por los 50 años de la erecció
Doná a AICA.org
El santuario de Liniers no fue solamente el epicentro de la fe renovada en San Cayetano, también hubo fiesta en la parroquia en honor del santo en el barrio porteño de Belgrano.

Hasta el templo de la calle Vidal llegaron, pese a las malas condiciones climáticas, cientos de devotos a confiarle al patrono bendito del pan y del trabajo, quien, como dice el lema de la convocatoria de este año: "Alimenta nuestra esperanza y solidaridad".

Desde las 7 de la mañana se celebraron misas, se hicieron bendiciones y muchos peregrinos se acercaron al sacramento de la Reconciliación. Un gran número de voluntarios dio de su tiempo para recibir a los fieles, invitándolos con mate cocido y galletitas, entregándoles agua bendita o anotando sus intenciones.

A las 15 se realizó la procesión con las imágenes de San Cayetano, la Virgen de Luján y San José por las calles del barrio, encabezada por el obispo auxiliar de Buenos Aires y vicario episcopal de Belgrano, monseñor Enrique Eguía Seguí, quien, al finalizar, celebró la misa junto con el párroco del santuario, presbítero Juan Bautista Xatruch.

Toda la fiesta fue un testimonio de fe y de alegría, aportada sobre todo por los alumnos de los colegios parroquiales San Cayetano y Patrocinio de San José y otros de la zona, y por los jóvenes que participan de los grupos parroquiales.

Las celebraciones patronales se enmarcaron en los festejos por los 50 años de la erección canónica de esta parroquia.

La comunidad celebrará este aniversario con un festival popular el sábado 11 de agosto por la noche y con una misa el domingo 12 a las 18, presidida por el arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Jorge Mario Bergoglio SJ.

Breve historia
La parroquia nació del corazón y la mente de un sacerdote que supo ver que al barrio le estaba haciendo falta un lugar de gracia, de encuentro con Dios y de comunión fraterna. El presbítero Alberto Ángel Manuella, con el apoyo del entonces párroco de la Inmaculada Concepción (La Redonda), monseñor Virgilio Filippo, encaró la construcción y organización de la nueva parroquia.

Confiando siempre en la Providencia de Dios, con paciencia y perseverancia dio los pasos necesarios para que el 11 de agosto de 1972 fuera consagrado el templo definitivo, diez años después de que la imagen de San Cayetano, donada por las Hermanas Siervas de San José, llegara a la primera casa donde había comenzado a funcionar la parroquia.

Hoy los restos del padre Manuella se encuentran en el atrio del templo parroquial y, desde el cielo, sigue acompañando a esta comunidad que camina en el barrio bajo la protección de San Cayetano.

La parroquia tiene una superficie aproximada de 40 manzanas. Su templo, de estilo moderno, edificado de acuerdo con las nuevas normas litúrgicas, fue bendecido y habilitado al culto por el cardenal Antonio Caggiano el 6 de agosto de 1967, y consagrado por el cardenal Juan Carlos Aramburu el 12 de agosto de 1972.

El párroco actual es, desde 2006, el presbítero Juan Bautista Xatruch, de 52 años. Con él colabora como vicario parroquial el presbítero Oscar Rubén Mercado Boltoni, y tres capellanes internos, los presbíteros Daniel Alonso Gil Alzate, Pablo Juan Lizarraga y Luis Alfredo Buzón.+