Jueves 13 de junio de 2024

Reliquias de Brochero en Bosques

  • 24 de septiembre, 2013
  • Florecio Varela (Buenos Aires)
Un crucifijo con una vértebra de José Gabriel Brochero llegó el pasado domingo a la casa de ejercicios espirituales que se levanta en su honor en la localidad de Bosques, en el partido de Florencio Varela, haciendo de este lugar uno de los primeros espacios en los que podrán venerarse las reliquias del nuevo beato. "La reliquia es una parte del cuerpo que va a estar con nosotros como testimonio de vida", señalaron desde la casa de ejercicios "Cura Brochero".
Doná a AICA.org
Un crucifijo con una vértebra de José Gabriel Brochero llegó el pasado domingo a la casa de ejercicios espirituales que se levanta en su honor en la localidad de Bosques, en el partido de Florencio Varela, dióesis de Quilmes, haciendo de este lugar uno de los primeros espacios en los que podrán venerarse las reliquias del nuevo beato.

La ceremonia de entronización tuvo lugar el domingo 22 de septiembre, y estuvo a cargo del presbítero Armando Dessy, quien llevó el relicario hasta el altar en medio de aplausos y vítores de los fieles que colmaron las instalaciones y le hicieron frente al frío. Luego, el obispo de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera, presidió la misa dominical.

En su homilía, el obispo destacó la vida del Cura Gaucho, su opción por los pobres y su tarea evangelizadora en una zona prácticamente olvidada en aquella época como lo era el valle de Traslasierra. Además, señaló la vida y el corazón brocheriano que se vive en la Casa de Encuentros fundada por el padre Gino Gardenal, hace exactamente 30 años.

"La reliquia es una parte del cuerpo que va a estar con nosotros como testimonio de vida, como también descansa acá el padre Gino. Son alientos a nuestra vida espiritual y a nuestro compromiso con la comunidad", explicó el encargado del lugar.

En tanto, Tissera señaló que la diócesis de Quilmes, desde sus inicios, "siempre ha tenido como modelo de evangelizador a Brochero". "Creo ?añadió- que la imagen de Dios, grabada en el alma de Brochero y que él predicaba, es la que estuvo en el corazón de muchos de nuestros evangelizadores, empezando por el padre obispo Jorge Novak".+