Lunes 19 de abril de 2021

¡Que no sea ley, que sea Navidad, nace la vida! ¡Vale toda vida!

  • 27 de noviembre, 2020
  • Neuquén (AICA)
El obispo de Neuquén, monseñor Fernando Croxatto, envió un "mensaje por toda vida humana", en relación al proyecto de ley de aborto.
Doná a AICA.org

En un mensaje dirigido “al pueblo de Dios, a toda persona de buena voluntad y a las autoridades de la provincia del Neuquén”, el obispo de Neuquén, monseñor Fernando Martín Croxatto, se expresó en defensa de “toda vida humana”.

“Éste año, más que nunca, hemos visto y escuchado a todos y a cada uno de quienes detentan un cargo de gobierno representando a los ciudadanos y ciudadanas del país, sin distinción partidaria, proclamar ‘el cuidado de la vida’”. 

“De una manera u otra, con spots publicitarios, cadenas nacionales, conferencias de prensa provinciales, redes sociales y por donde más se pudo han llegado a cada persona de nuestro territorio con un mensaje decidido sobre el valor de cada vida, particularmente de los más desvalidos y vulnerables”. 

“Hemos visto en la misma línea a dirigentes históricamente enfrentados, y ha sido admirable y digno de imitar, cómo han dejado de lado diferencias políticas o ideológicas con el objetivo superior de defender la vida en nuestro país, hasta el punto de creer que habían entendido que ‘estamos todos en la misma barca’”.

“Ha transcurrido un año durísimo y, cuando por el esfuerzo realizado desde lo emocional, social y económico nos encontramos todos tan cansados y agobiados, parece que se nos quiere presentar un ‘oasis de verano’ en el que se levantan las medidas para volver a la normalidad”, indicó el prelado. 

“Es evidente que ese panorama presentado no es más que un ‘espejismo’ de salida y más que beber agua de vida, lleva como contenido ‘veneno’ de muerte y enemistad social. No podemos correr la página y seguir”, advirtió. “Hay mucho más que prevenir, trabajar y sanar”. 

“No podemos −porque el ‘año se acaba’− tirar sobre la mesa un debate que divide y que borra el sentido más profundo del esfuerzo que hicimos todos los argentinos durante la pandemia en el cuidado de toda vida. Cientos de veces el presidente de la Nación nos dijo que cada vida vale más que la economía, y ahora nos presenta un proyecto de ley que desvaloriza la vida de los más pequeños y vulnerables”, expresó. 

“En la Argentina, la pobreza crece día a día en todos sus aspectos, ¿Podemos estar proponiendo temas que dividan y distraigan a nuestro pueblo con temas como el proyecto de ley de la IVE? ¿No podemos esperar de quienes son representantes del pueblo, la dignidad de enfrentar con grandeza de corazón y decisión, esa pobreza que nos avergüenza?”, planteó.

“Somos hermanos y hermanas en esta bendita tierra argentina, de punta a punta. Aunque muchos pensemos distinto, todos somos ciudadanos y ciudadanas de esta querida Nación. No queremos bajo ningún aspecto volver a caer en el enfrentamiento social que nos trajo en el 2018 la mala propuesta de la ‘ley de interrupción legal del embarazo’, porque mientras los argentinos nos dividíamos en un debate de posturas irreconciliables, los intereses económicos internacionales se regodeaban intentando someternos una vez más. Y no pudieron”, destacó. 

“Desde nuestra Iglesia que camina en la provincia del Neuquén, queremos dejar bien claro que ‘toda vida tiene valor en sí misma’”, afirmó monseñor Croxatto. “De la misma manera que popularmente entendemos que no vale más una persona sana que una que está enferma, un niño que un joven, una mujer que un varón, un anciano que un adulto, un preso que un juez, y así podríamos seguir… Ninguno de todos ellos, ni todos ellos juntos valen más que una persona dentro de un vientre materno. Ninguna vida vale más que otra. Toda vida vale”, sostuvo.

Por eso, expresó: “Nos oponemos de manera firme y contundente a un gobierno nacional que sobre el fin de un año al que llegamos extenuados como sociedad −durante el que se desnudó la fragilidad de nuestro sistema público de salud y hemos lamentado profundamente cada muerte que la pandemia provocó− presenta un proyecto de ley cuyo resultado es dividir la sociedad argentina una vez más”, insistió el obispo. “Y no podemos no sentir ofuscación, dolor y malestar también, ante un gobierno provincial que calla y no se pronuncia en defensa del valor de toda vida humana de inicio a fin. Porque si el inicio de la vida es prescindible discrecionalmente, luego el fin también lo será”.

“Para nuestra sociedad diciembre es un mes lleno de encuentros, de cierres de año, de balances y memorias; en muchas familias faltarán integrantes, habrá lugares vacíos. Los argentinos sabemos que diciembre no es fácil; es un mes pleno de emociones y a eso debemos sumarle la fragilidad en la que cientos de familias se han visto sumidas por la situación económica imperante, porque la pobreza se multiplica. Para nosotros, cristianos, además diciembre es Navidad, nacimiento. Es fe, esperanza y caridad”. 

“Juntos decimos: ¡Que no sea ley, que sea Navidad, nace la vida! ¡Vale toda vida!”, concluyó.+