Viernes 24 de septiembre de 2021

Nuestra Señora de Aránzazu recibió el título de Basílica Menor

  • 15 de septiembre, 2021
  • Victoria (Entre Ríos) (AICA)
La misa de proclamación se llevó a cabo el pasado 8 de septiembre, en sus fiestas patronales de la Natividad de la Virgen y fue presidida por el obispo de Gualeguaychú.
Doná a AICA.org

La parroquia Nuestra Señora de Aránzazu, de Victoria, en Entre Ríos, fue proclamada Basílica Menor el 8 de septiembre, en coincidencia con la fiesta patronal de la Natividad de la Virgen.

La Eucaristía fue presidida por el obispo de Gualeguaychú, monseñor Héctor Zordán. El título había sido concedido el 2 de mayo de 2020, pero por las restricciones de la pandemia, recién este año se pudo concretar el acto de proclamación solemne. 

En su homilía, el obispo destacó que “hace más de 200 años que Ella está aquí, acogiendo, guiando, abriendo el corazón, consolando a los hijos que llegan a sus pies, siendo causa de alegría; mostrando a Jesús, llevando a su encuentro, señalando su camino”.

Y agregó: “Eso hizo de esta casa de la Madre, un lugar especial. Aquí se siente su presencia maternal y su cercanía. Es por eso que el Santo Padre, respondiendo a la inquietud de tanta gente y escuchando nuestro pedido, quiso honrar a este templo con el título de basílica menor”.

Monseñor Zordán mencionó también que “el título concedido es, ciertamente, una distinción, pero al mismo tiempo genera un mayor compromiso: en un servicio pastoral aún más incisivo, en una liturgia aún más cuidada, en un mayor empeño por el anuncio de la Palabra de Dios en la homilía y en la predicación, en un paciente acompañamiento de la piedad popular, en el cultivo de un vínculo y de una fidelidad cada vez mayores al Santo Padre como pastor universal”.

“Este compromiso no es otra cosa que la expresión del cuidado de la Iglesia por sus hijos que se acercan a este lugar buscando la mirada tierna de la Virgen de Aránzazu”, reafirmó.

Además destacó que “la ternura de la Madre suele facilitar la conciencia de nuestra infidelidad y de nuestro pecado” y recordó los días en los que la Iglesia ofrece indulgencia plenaria para los fieles de Nuestra Señora de Aránzazu: “El 2 de mayo, aniversario de la concesión del título de basílica; el 13 de mayo, aniversario de la consagración de esta iglesia; el 29 de junio, solemnidad de los apóstoles Pedro y Pablo; el 8 de septiembre, celebración litúrgica de la patrona; y el 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen”.

Hacia el final de la celebración, monseñor Zordán bendijo las insignias basilicales y el rector de la iglesia, el presbítero Héctor Trachitte, agradeció a todas las personas que acompañaron e hicieron posible este título. También se leyeron cartas de adhesión de distintos obispos y autoridades provinciales. 

Historia de la basílica
La nueva basílica menor fue fundada el 13 de mayo de 1810 y fue erigida parroquia el 1 de marzo de 1853. El templo actual fue bendecido e inaugurado el 8 de septiembre de 1876 y contiene en su interior una rica decoración pictórica que fue realizada en su totalidad por uno de los más destacados pintores argentinos, el profesor Juan Augusto Fusilier, entre los años 1951 a 1955. Con ocasión del bicentenario, en 2010, las pinturas fueron restauradas y el templo puesto en valor. 

La pintura llamada “El Milagro de Luján” es otra de las creaciones de Augusto Fusilier que estaban muy deterioradas en el interior del Templo Parroquial y que, mediante los trabajos de restauración, fue recobrando su belleza original en 2009.+