Viernes 19 de agosto de 2022

"No se puede dar culto a Dios y causar daño a los pobres"

  • 8 de noviembre, 2015
  • Ciudad del Vaticano
En su reflexión previa a la oración mariana del Ángelus, el papa Francisco se refirió a la viuda pobre del Evangelio, que puso todo lo que tenía para vivir en el tesoro del Templo. El Papa explicó que "Jesús observa atentamente a esa mujer y dice que "ella dio más que todos", mientras la contrapone a los escribas y doctores de la ley que "bajo apariencias tan solemnes esconden falsedad e injusticia y mientras se pavonean en público, usan su autoridad para devorar los bienes de las viudas y las personas más indefensas y desamparadas" y subrayó Francisco que eso sucede "cuando se separa la oración de la justicia, porque no se puede rendir culto a Dios y causar daño a los pobres"
Doná a AICA.org
En su reflexión previa a la oración mariana del Ángelus, el papa Francisco se refirió a la viuda pobre del Evangelio, que puso en el tesoro del Templo todo lo que tenía para vivir.

El Papa explicó que "Jesús observa atentamente a esa mujer y dice que "ella dio más que todos", mientras la contrapone a los escribas y doctores de la ley que "bajo apariencias tan solemnes esconden falsedad e injusticia y mientras se pavonean en público, usan su autoridad para devorar los bienes de las viudas y las personas más indefensas y desamparadas" y subrayó Francisco eso sucede "cuando se separa la oración de la justicia, porque no se puede rendir culto a Dios y causar daño a los pobres"

Francisco señaló que la viuda "en su pobreza comprendió que, teniendo a Dios, lo tiene todo; se siente amada totalmente por Él y, a su vez, lo ama totalmente. ¡Qué lindo ejemplo esa viejita, lindo ejemplo!" Jesús, hoy, nos dice también a nosotros que la medida de juicio no es la cantidad, sino la plenitud. Hay una enfermedad que hace que el corazón se baje hasta la billetera".

El Papa comparó a la viuda pobre con la Virgen María que dio toda su vida a Dios por nosotros, pidió que nos pongamos en su escuela y rogó a Dios para que tengamos un corazón pobre, pero rico de generosidad alegre y gratuita".

Texto completo de las palabras del papa