Viernes 22 de octubre de 2021

Multitudinaria misa por el padre Juan Viroche en el santuario de San Cayetano de Liniers

  • 6 de octubre, 2016
  • Liniers (Buenos Aires)
En una multitudinaria misa la Comisión Nacional de la Pastoral de Adicciones y Drogadependencia recordó al presbítero Juan Viroche en el santuario de San Cayetano de Liniers. El obispo de Merlo-Moreno y delegado episcopal para dicha pastoral, monseñor Fernando Maletti destacó "su vida pastoral y ministerial de acompañamiento a jóvenes en la prevención y en la contención de las adicciones" y "su hablar muy claro en referencia al narcotráfico, el narcomenudeo y sus consecuencias nefastas en el corazón de cada persona, de cada familia, de cada comunidad, de cada localidad y de toda la sociedad".
Doná a AICA.org
La Comisión Nacional de la Pastoral de Adicciones y Drogadependencia recordó al presbítero Juan Viroche con una multitudinaria misa celebrada en el santuario de San Cayetano de Liniers, presidida por el obispo de Merlo-Moreno y delegado episcopal para dicha pastoral, monseñor Fernando Maletti, y concelebrada por numerosos sacerdotes.

En su homilía, monseñor Maletti expresó que aunque muchos de los presentes no lo conocieron al padre Viroche, "en su figura buscamos poner el acento en aquello que significó su vida pastoral y ministerial de acompañamiento a jóvenes en la prevención y en la contención de las adicciones, en su hablar muy claro en referencia al narcotráfico, el narcomenudeo y sus consecuencias nefastas en el corazón de cada persona, de cada familia, de cada comunidad, de cada localidad y de toda la sociedad", aseguró.

"El Equipo Nacional de Adicciones y Drogadependencia que coordina el padre Pepe Di Paola, que depende de la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Argentina, ante aquello que nos fuimos enterando, fuimos como temblando y cargándonos de preguntas, de incertidumbre y de dolor. Pensamos que era muy oportuno y atinado hacer aquí hoy esta misa, donde pedimos por el eterno descanso del padre Juan", manifestó el prelado y consideró la ocasión como una "acción de gracias a Dios, porque nos regala personas que nos ayudan a este cambio de vida, a este estilo de ser cristianos como el de quien hoy estamos recordando en su triste muerte".

"La muerte del padre Juan -sin entrar a discurrir el origen de la misma, las motivaciones y todo lo que se irá dilucidando, esperemos que así sea, desde la investigación de la Justicia y otras instituciones a las que les compete hacerlo- nos plantea a cada uno de nosotros qué hacemos, qué hicimos y qué estamos haciendo y dejando de hacer por los demás", afirmó.

Luego, el obispo se hizo eco de las palabras del papa Francisco que aseguran que "las redes del crimen organizado manejan dinero manchado con sangre". "¿Sangre de quiénes?, se preguntaría el Papa. Sangre de los pobres? Sangre de tantas mujeres y varones que nunca serán noticia", lamentó.

"¡Qué importante es que no miremos para otro lado cuando se piensa en la despenalización de alguna droga!", exclamó y exhortó a "ponerse la patria al hombro, como nos pide nuestro Papa".

La misa fue concelebrada por el obispo auxiliar de Lomas de Zamora monseñor Jorge Torres Carbonell; el presbítero José María "Pepe" Di Paola, coordinador de la Comisión Nacional de la Pastoral de Adicciones y Drogadependencia; el párroco de San Cayetano, presbítero Alejandro Vignale, y más de 30 sacerdotes, muchos de ellos abocados al trabajo pastoral de la recuperación de adictos en comunidades porteñas y del conurbano bonaerense.

En un clima de profundo respeto y emoción, la Eucaristía contó con el acompañamiento espiritual de monseñor Oscar Ojea, obispo de San Isidro; monseñor Carlos Tissera, obispo de Quilmes; monseñor Luis Urbanc, obispo de Catamarca; y de monseñor Jorge Lozano, arzobispo coadjutor electo de San Juan de Cuyo.

También de la "familia grande" del Hogar de Cristo, de recuperación de jóvenes que cayeron en las drogas; la Comisión de Adicciones del arzobispado de Santa Fe de la Vera Cruz; Nancy Monzón de la Cámara de Diputados; Gustavo Daniel Moreno; Gustavo Vera, y Juan Carr, de la Red Solidaria.

Asimismo, se recibieron correos electrónicos, mensajes de Whatsapp y por las redes sociales adhirieron muchas personas vinculadas a la Comisión Nacional de la Pastoral de Adicciones y Drogadependencia.+