Martes 6 de diciembre de 2022

Mons. Uriona pidió a la Virgen que ayude a buscar nuevos caminos de evangelización

  • 10 de diciembre, 2021
  • Río Cuarto (Córdoba)
Numerosos riocuartenses participaron de la procesión con la imagen de la Inmaculada Concepción desde la catedral hasta Plaza San Martín, donde el obispo local presidió la misa por la fiesta patronal.
Doná a AICA.org

Numerosos riocuartenses participaron el 8 de diciembre de la procesión con la imagen de la Inmaculada Concepción desde la catedral local hasta la Plaza San Martín, donde el obispo de Villa de la Concepción del Río Cuarto, monseñor Adolfo Armando Uriona FDP, presidió la misa central en honor de la Virgen.

En la homilía, el prelado recordó que la Inmaculada Concepción es patrona de la ciudad de Río Cuarto y de la diócesis, y señaló que en el contexto de esta solemnidad mariana dará clausura al año dedicado a San José, mientras se avanza en el itinerario sinodal diocesano, luego del "tiempo difícil de pandemia".

Tras explicar el significado de la palabra sínodo, invitó a motivarse mutuamente en este “caminar juntos” poniendo la mirada en la figura de San José.

 "Él fue el hombre de la escucha. Supo escuchar los designios de Dios que se le manifestaron velada y misteriosamente. Aprendamos de su ejemplo la humilde escucha atenta al Dios que habla en la historia a través de los acontecimientos grandes y también en los cotidianos", describió, y agregó: "Tenemos que comprender que no es un hablar nítido y claro, sino que la mayoría de las veces se manifiesta a través de situaciones oscuras y contradictorias".

Monseñor Uriona subrayó que "solo es posible escuchar con fruto cuando estamos dispuestos a ir al encuentro, en especial con el que piensa distinto, con el que es diferente" y aseguró que la escucha y el encuentro "conducen al discernimiento".

"Sigamos entonces la invitación del Sucesor de Pedro a orar, a escuchar y a participar activamente en este discernimiento de la Voluntad de Dios para su Iglesia en este siglo XXI, preguntándonos con sinceridad: ¿encarnamos el estilo de Dios, que camina en la historia y comparte las vicisitudes de la humanidad? ¿Estamos dispuestos a la aventura del camino o, temerosos ante lo incierto, preferimos refugiarnos en las excusas del 'no hace falta' o del 'siempre se ha hecho así'?", invitó.

 "Al celebrar nuestra fiesta patronal le pedimos a María Inmaculada que se ponga a nuestro lado enseñándonos a caminar como lo hizo con su Hijo, sosteniéndonos en nuestros tropiezos y ayudándonos a buscar juntos nuevos caminos de evangelización", concluyó.+