Jueves 26 de mayo de 2022

Mons. Uriona: "La Palabra de Dios es siempre viva y eficaz"

  • 27 de enero, 2022
  • Río Cuarto (Córdoba) (AICA)
En su homilía de este camino, el obispo resaltó que el camino sinodal es "llevar la Palabra de Dios a todos para que llegue a todos y los libere".
Doná a AICA.org

El Domingo de la Palabra de Dios, monseñor  Adolfo Armando Uriona FDP, obispo de Villa de la Concepción del Río Cuarto, celebró la misa en la parroquia Santa Teresa del Niño Jesús de la ciudad de Río Cuarto.  

En su homilía el obispo explicó que el Evangelio de Lucas que se leyó este domingo está centrado en el universalismo de la misión y en la misericordia. En esta ocasión, el evangelista narra cuando Jesús va a su pueblo y asiste a la sinagoga. “Tanto los judíos como los cristianos estamos muy centrados en la palabra de Dios. El pueblo judío estaba centrado en la palabra de Dios y se reunía el séptimo día, es decir, el sábado”. 

Con relación a esto, comentó: “A Jesús le presentan un texto del profeta Isaías. Él lee el texto ante sus compatriotas y genera toda una expectativa en la gente para ver qué es lo que va a decir. Jesús cerró el libro, lo dio al ayudante, se sentó y ante la sorpresa de todos dijo: ´Hoy se ha cumplido este texto”.

Monseñor Uriona explicó que “en Jesús se cumplía ese texto que había sido escrito seis o siete siglos antes, frente al pueblo que estaba en una situación muy difícil. Ese cambio de situación no se iba a dar por una situación política sino por un ungido del Señor”. 

Por esto, el obispo destacó que “es siempre viva la Palabra de Dios, siempre viva y eficaz. Y hoy también lo podemos interpretar como lo hizo Jesús. Cuántas personas están necesitadas de Dios, cuántos pobres y ciegos. Cuántas personas están necesitadas de Dios y tienen sed de Él. Y nosotros tenemos que ser como Jesús, los que les transmitamos la Palabra”. 

En ese sentido, profundizó y exhortó: “Las personas están buscando la salvación y la liberación que trae solo la Palabra de Dios. Hay muchos excluidos de la sociedad o, a veces, también de nuestras comunidades. Tenemos que llevar el anuncio liberador”.

Por último, agregó que “justamente este camino sinodal tiene esta finalidad. Es el gran desafío: llevar la Palabra a todos para que llegue a todos y los libere, como lo hizo Santa Teresita”.+