Viernes 17 de septiembre de 2021

Mons. Stanovnik reclamó consensuar un proyecto nacional

  • 23 de octubre, 2014
  • Buenos Aires (AICA)
En el marco del tercer Encuentro de Espiritualidad y Reflexión destinados a funcionarios públicos y dirigentes políticos, el arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, les recordó la necesidad de lograr el "bien común y la paz social" y estimó que "el compromiso comunitario en el país está en crisis, como señala el Papa". El prelado consideró que "tenemos una deuda histórica que es superar los entrenamientos y comprometernos decididamente a trabajar por una cultura de encuentro" y lamentó que "a los argentinos nos cuesta mucho de verdad ponernos de acuerdo". Por esto, reclamó consensuar un proyecto nacional e insistió en advertir que "el consenso hay que cultivarlo si queremos sobrevivir como pueblo".
Doná a AICA.org
En el marco del tercer Encuentro de Espiritualidad y Reflexión destinados a funcionarios públicos y dirigentes políticos, el arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, les recordó la necesidad de lograr el "bien común y la paz social" y advirtió que "el compromiso comunitario en el país está en crisis, como señala el Papa".

La actividad, organizada por la Comisión de Justicia y Paz de la arquidiócesis de Corrientes, contó con la presencia de unos veinte funcionarios y dirigentes, entre ellos la viceintendenta de la Ciudad, Any Pereira, el presidente del Concejo Deliberante, Ataliva Laprovitta, la senadora María Inés Fagetti de Mansutti y la diputada Laura Vischi, entre otros.

El prelado fundamentó su charla en la exhortación apostólica "Evangelii gaudium" del papa Francisco.

Tras instar a "promover la cultura del encuentro desde la acción política", señaló que "la calidad humana y espiritual de la convivencia de un pueblo se mide por la inclusión y por la participación activa de todos los habitantes".

"Si hay poca inclusión, hay poco compromiso de los ciudadanos", advirtió y sostuvo: "Es por eso que actualmente el compromiso comunitario está en crisis, como bien dice el papa Francisco".

El prelado consideró que "tenemos una deuda histórica que es superar los entrenamientos y comprometernos decididamente a trabajar por una cultura de encuentro" y lamentó que "a los argentinos nos cuesta mucho de verdad ponernos de acuerdo".

"Por eso digo que nunca hubo un proyecto nacional, ni hoy ni antes porque la sociedad en su conjunto nunca consensuó en plenitud", cuestionó y agregó: "El consenso hay que cultivarlo si queremos sobrevivir como pueblo".

Asimismo, estimó que éste es "el desafío más importante", porque "la unidad debe prevalecer sobre el conflicto porque la realidad es más importante que las ideas".

"El Papa nos pide que unifiquemos criterios para llegar a una paz social, una justicia verdadera y una fraternidad", señaló. "Pero los fanatismos extremos son aquellos que no permiten ponernos de acuerdo en conductas y políticas".

En relación al clima eleccionario que se vive, pese a que todavía falta casi un año para las presidenciales 2015, monseñor Stanovnik reflexionó: "Cada vez empezamos a prepararnos y a preocuparnos antes por la ansiedad que tienen los políticos y muchas veces no son intereses del todo sanos".

Reiteró que, al ser imposible trabajar mancomunadamente, "no hay proyectos políticos a largo plazo. Hay que dejar de lado la inmediatez que muchas veces sesga a las personas, para dar paso al tiempo" y reconoció que "aún dentro de la Iglesia católica, por ser argentinos, nos cuesta proyectar a largo plazo".

"Todo esto deriva en las adicciones que son el engaño de poseerlo todo. La más vulgar, el alcohol, y la más sofisticada, el poder. Ambas esclavizan a quienes lo padecen y se vuelve una rutina, por lo que limita el accionar", concluyó.+