Domingo 14 de julio de 2024

Mons. Ojea: 'Todos, todos, todos, tienen un lugar en la Viña del Señor'

  • 24 de septiembre, 2023
  • San Isidro (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de San Isidro reflexionó sobre la parábola del propietario de la viña, a la que consideró "una invitación a convertir el corazón y a buscar incluir a todos". Invitó a rezar por el Sínodo.
Doná a AICA.org

El obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, reflexionó sobre el pasaje evangélico del propietario de la viña que tiene la preocupación de incluir a todos en el trabajo de la viña, y detalló: “Sale cinco veces en distintas horas del día a buscar trabajadores, arregla en un denario cada uno por día, pero, sin embargo, al salir a todas horas, la última vez que sale, encuentra todavía algunos desocupados y los llama; y estos trabajan poquito”.

“El sentido de la parábola no tiene que ver con la justicia del salario ya que le va a pagar a todos igual, el Señor no está hablando de eso; el Señor está diciendo que Él tiene otros caminos y que todo se lo debemos a Él como Don de Dios, que Él tiene otra lógica y, por lo tanto, esa envidia o esa rabia que les da a los que trabajaron todo el día pero sacaron lo mismo que los últimos no tiene que ver con ese profundo conocimiento que tiene el propietario de cada uno de los viñadores”, explicó.

“Él sabe por qué los últimos no han conseguido trabajo, Él sabe de sus capacidades, de la educación de cada uno, de los problemas de cada uno, de los impedimentos de cada uno, de las facilidades que uno encontró y otro no encontró, entonces cuando se quejan los que pudieron llegar primero y trabajaron todo el día y cobran igual que los últimos, el propietario dice una frase que nos llega al corazón: ‘¿Por qué tomas a mal que yo sea bueno?, si yo combine con vos en un denario que no estoy faltando a la justicia. ¿Por qué tenés esta envidia de pensar que hago una injusticia cuando yo conozco profundamente lo que le pasa a tu hermano y vos no lo conoces? ¿Por qué tomas a mal que yo sea bueno?’”, citó. 

Monseñor Ojea sostuvo que es “una invitación a convertir el corazón y a buscar incluir a todos en la viña del Señor”.

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina anunció que la semana que viene viaja a Roma, dado que ha sido elegido para participar del Sínodo de la Sinodalidad, en el cual “tenemos tanta esperanza, un estilo nuevo para nuestra Iglesia; la búsqueda de un estilo nuevo para nuestra Iglesia”.

“Vamos a escucharnos todos con los distintos tiempos, todos que los que trabajamos en la viña del Señor; el Señor conoce la historia de cada uno porque el Señor nos llama a escucharnos de verdad para poder construir una Iglesia nueva, una Iglesia que necesita siempre de renovación”, aseguró.

Por último, monseñor Ojea pidió oraciones especiales por este tiempo en el que “queremos incluir a todos repitiendo lo que el Papa Francisco nos ha recordado en la Jornada Mundial de la Juventud de Lisboa: ‘Todos, todos, todos’, tienen un lugar en la viña del Señor; más allá de nuestros egoísmos, más allá de nuestro propio interés”.+