Miércoles 12 de mayo de 2021

Mons. Ojea reza por los que se consagran al servicio de los demás

  • 25 de abril, 2021
  • San Isidro (Buenos Aires) (AICA)
El obispo de San Isidro se refirió a la tarea del personal sanitario en esta pandemia, al invitar a orar por ellos a Jesús Buen Pastor, porque hay que "aprender a cuidar a los que cuidan".
Doná a AICA.org

El obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Vicente Ojea, recordó que con la imagen del Buen Pastor, cuya liturgia se celebró este domingo, la comunidad cristiana “quería reflejar la relación entre Jesús y cada uno de los miembros de su pueblo”.

“En primer lugar, es una relación de profundo conocimiento y, en la Biblia, conocimiento es amor. Él conoce a cada uno, es una historia de cercanía con cada uno de nosotros y al mismo tiempo de conocimiento profundo, conocimiento del corazón”. “Mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco y ellas me siguen. Las ovejas escuchan la voz de Jesús porque se sienten escuchadas. Cada uno de nosotros se siente profundamente escuchado y reconocido por el Buen Pastor”, agregó.

El prelado sanisidrense destacó que “el Buen Pastor también se preocupa de las (ovejas) débiles, de las vulnerables”. Cuando llega cansado después de su trabajo comprueba que una se perdió, se perdió porque es débil, se perdió porque tiene poca vista, se perdió porque tiene poco sentido de la unidad y él va, la lleva en sus brazos, la cura y la vuelve a unir al rebaño; finalmente el Pastor conduce al rebaño”.

El obispo sostuvo que todas esas imágenes “ayudan a entender cuál es la relación profunda de amor del Buen Pastor con cada uno y en este momento que está viviendo el mundo”, y se refirió a la cantidad de “actitudes análogas al Buen Pastor de los hermanos y hermanas que se consagraron al servicio de los demás”.

“Todos los hermanos y hermanas que trabajan en las tareas de salud, los médicos, médicas, enfermeros, enfermeras, todas las personas que deben dejar todo dispuesto al detalle para bien de los que están mal. Todos ellos, de algún modo, están representando alguna de las actitudes del Buen Pastor para con los hermanos que sufren, que se sienten sostenidos por el cariño y la actitud de servicio de cada uno de estos hermanos”.

Monseñor Ojea afirmó que “la Iglesia los acompaña y reza a Jesús Buen Pastor por cada uno de ustedes, porque tenemos que aprender a cuidar a los que cuidan”. “Los que cuidan también necesitan de nuestros cuidados para estar firmes en esta tarea de sostener tantas necesidades y a tantos hermanos. Están acompañando como peregrinos de la misma carne humana a tantísimos hermanos y hermanas que lo necesitan”.

“Allí queremos estar nosotros con nuestra presencia, con nuestra oración, sabiendo que esta tarea la realizan mucho más allá de lo que piensan políticamente, de los criterios que tienen sobre cómo hacer mejor o no mejor algunas cosas, sobre las distintas maneras de pensar y de sentir”.

Hacia el final de su mensaje, el obispo de San  Isidro transmitió que en este día los queremos acompañar especialmente y rezó: “Jesús Buen Pastor ruega por cada uno de los hermanos y hermanas nuestros, que se consagran al servicio de los demás. María Madre del Buen Pastor ayuda a cada uno y a cada una de las familias de los que cuidan”. 

“Una oración especial en este día por las familias que han perdido seres queridos, a veces en condiciones tan trágicas como no poder despedirse. Nos ponemos en el corazón de María y en el corazón de Jesús Buen Pastor en este día. Que Dios los bendiga”, concluyó.+