Domingo 24 de octubre de 2021

Mons. Moon: "A veces un sacudón es importante y nos hace bien"

  • 30 de septiembre, 2021
  • Venado Tuerto (Santa Fe) (AICA)
El obispo coadjutor de Venado Tuerto advirtió la "vocación y obligación de anunciar el Evangelio" y reparó en el riesgo de "monopolizar la Buena Noticia".
Doná a AICA.org

En su reflexión del domingo 26º durante el año, el obispo coadjutor de Venado Tuerto, monseñor Han Lim Moon comparó el pasaje del Evangelio con el caso de un párroco que le deja a unas personas la tarea de cuidar la capilla, y como encargadas empiezan a controlar y limitar el acceso.

“Jesús vino para ofrecer la vida por todos los hombres y, para esta misión tan hermosa, llamó a los doce apóstoles para que sean colaboradores de esta salvación”, observó. 

En ese sentido, afirmó: “Nosotros, los cristianos, estamos llamados a colaborar con Dios para la salvación de todos los hombres. Esa es la misión esencial de la Iglesia”.

En cuanto a esto, advirtió un riesgo: “Los apóstoles creían que la Buena Noticia era algo exclusivo para ellos”, y aclaró que “aunque no pertenezcan a una institución que está con los doce apóstoles, si expulsan los demonios, que es un signo propio del Reino de Dios, y además lo hacen en el nombre del Señor, están en comunión con Él. Y si están en comunión con Él, están en comunión con la Iglesia”.

En resumen, aclaró que “el Señor nos recuerda nuestra vocación esencial que es que todos los cristianos tenemos que anunciar la Buena Noticia para la salvación de todos y hay que evitar algunos peligros que aparecen en el evangelio de hoy”.

En primer lugar, “no tenemos que monopolizar la Buena Noticia, ¡sería lo peor que podemos hacer!”. “Si otros cristianos que no son católicos anuncian la Buena Noticia, hay que dejar que lo hagan. Porque se anuncia para todos y no es algo exclusivo para nosotros”, dijo.

En segundo lugar, mencionó la lección de Jesús de “no escandalizar a los más pequeños, que todavía no han crecido en la fe". "si sucede esto es algo muy grave”,opinó. 

Por último, insistió en la obligación y la vocación de anunciar a Cristo, y citó a Juan Pablo II: "Si alguien no conoce a Cristo puede ser que tenga posibilidades de entrar al reino de Dios. Es decir, no habiendo escuchado el anuncio de la salvación, tiene posibilidades. En cambio, un cristiano que conoce a Cristo y no anuncia a los demás hermanos, yo dudo de que pueda entrar en el Reino de los Cielos”.

En tanto, el obispo concluyó: “Es una fuerte advertencia que no podemos dejar pasar. Lamentablemente, a veces un sacudón es importante y nos hace bien. No siempre tenemos que recibir una felicitación. Gracias a este sacudón, que les dio Jesús a los apóstoles, reaccionaron positivamente. Y gracias ello tenemos la fe y también nosotros tenemos que hacer lo mismo para con nuestros hermanos”.+