Sábado 27 de noviembre de 2021

Mons. Mestre: "Ser iglesia sinodal para evangelizar nuestro servicio"

  • 20 de octubre, 2021
  • Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA)
En su reflexión de este domingo, el obispo de Mar del Plata exhortó a "evangelizar los modos de ejercer el poder y autoridad" a la luz de la apertura diocesana del camino sinodal.
Doná a AICA.org

En su reflexión dominical, monseñor Gabriel Antonio Mestre, obispo de Mar del Plata, invitó a "estar atentos a los vicios en el poder y la autoridad", a "ejercerlo como servicio" y a "evangelizar el modo de ejercerlo", aprovechando el camino sinodal que comenzó este fin de semana en su fase diocesana.

Los vicios del poder y la autoridad
Para comenzar, monseñor Mestre mencionó que “la petición de Santiago y Juan refleja una actitud muy común en nuestro mundo contemporáneo”. Observó que “los vicios y abusos de poder y autoridad se ven de forma muy evidente en diversos ámbitos de lo macrosocial y político” pero advirtió que “también se da a menor escala en muchos de nosotros”.

Esto se traduce en la tentación “de estar desesperados y obsesionados buscando un lugar destacado en los diversos ámbitos en los que se desarrolla nuestra vida para tener poder y, eventualmente, figurar”, señaló.

En esta búsqueda de “ser reconocidos”, “el poder y la autoridad quedan viciados y desnaturalizados”, reparó el obispo. En ese sentido, exhortó a no caer en el autoritarismo, la demagogia, o el “amiguismo”.

Mirando a Jesús servidor
En el segundo punto, remarcó que no se debe pensar el poder y autoridad como malos en sí mismos. “Jesús ejerce el poder y la autoridad a través del servicio y la entrega”, señaló. 

“El amor revelado en la Cruz de Cristo es la gran paradoja del poder y la autoridad de Dios”, reflexionó y resonó la expresión del canto “el que manda entiende que el poder es un servicio”. 

Evangelizar nuestro ejercicio del poder y la autoridad
Por último, alertó que “la ausencia de ejercicio del poder y la autoridad en la familia, en la Iglesia y en todos los ámbitos de la sociedad civil genera males realmente serios para todos los espacios comunitarios” y reiteró que la cuestión está en “cómo se ejerce”. “Todos, de una u otra forma, ejercemos el poder y la autoridad”, apuntó y exhortó a preguntarse “si lo hacemos como nos enseña el Señor”. Si no es así, invitó a “evangelizar nuestro servicio”.+