Martes 23 de abril de 2024

Mons. Mestre: 'El discernimiento cristiano es ponerse a la escucha de Dios'

  • 25 de julio, 2023
  • Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA)
"Es una superación del simplismo y el automatismo en la vida de fe. Es necesario para una espiritualidad madura y libre, que supere todo moralismo o mentalidad mágica", dijo el obispo de Mar del Plata
Doná a AICA.org

El obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre, compartió los tres puntitos del domingo 23 de julio, decimosexto del tiempo de la Iglesia, y propuso meditar a la luz de tres verbos: Discernir, Esperar, Orar. 

Saber discernir

El prelado se refirió en el primer punto al discernimiento, ya que “como ocurre en la parábola, algunas veces en lo concreto de la vida no es fácil distinguir el bien del mal”, dijo, al tiempo que aclaró que “esto se da por diversos motivos, como una cultura dominante anti Evangelio, que va cauterizando la conciencia de los cristianos, que se suman a propuestas de vida que nada tienen que ver con la Palabra del Señor. Otras veces, porque las circunstancias concretas, tan complejas de nuestra existencia, hacen que no podamos ver con claridad dónde está el bien y el mal en el aquí y ahora”. 

Ante esta dificultad, señaló que “toda la tradición cristiana nos invita a la actitud del discernimiento. Esto no es un mero cálculo estadístico que con determinados datos decide una u otra cosa, o fruto del azar, o según los resultados de alguna aplicación de inteligencia artificiales”. “El discernimiento cristiano es ponerse a la escucha de Dios, que habla en su Palabra y en la vida y nos da las claves necesarias para obrar el bien, la verdad y la belleza aquí y ahora”, agregó.

El discernimiento es una superación del simplismo y el automatismo en la vida de fe; es necesario para una espiritualidad madura y libre, que supere todo moralismo o mentalidad mágica. Nos permite ser trigo bueno en lo complejo de la vida. El Concilio Vaticano II nos recuerda que, en la Iglesia, tenemos que aprender a DISCERNIR los signos de los tiempos y el Papa Francisco insiste constantemente en la necesidad del DISCERNIMIENTO cristiano como camino de verdadero seguimiento de Cristo.

Saber esperar

Como segundo punto, el prelado aseguró que “saber esperar desafía nuestra capacidad de ser pacientes. De darle tiempo al tiempo. Muchas veces el discernimiento falla porque no sabemos esperar, no tenemos paciencia. El acelere y la ansiedad vertiginosa de nuestra vida nos hace difícil el esperar a que crezcan el trigo y la cizaña, para separarlos y quedarnos con el trigo”. 

Se hace necesario reforzar la paciencia y saber esperar. Dios lo hace con nosotros. Nosotros lo debemos hacer con nosotros mismos y con nuestros hermanos. La capacidad de la espera está directamente relacionada con la esperanza. Mirando a Dios, saber respetar tiempos, procesos, caminos, esperar…”

Saber orar

En este tercer y último punto, monseñor Mestre recordó que “es esencial para cumplir el primero y el segundo”. 

“Nuestro discernimiento y nuestra actitud de espera y paciencia serán auténticas solo si estamos realmente abiertos a Dios y nuestra oración en el Espíritu. Y, a la inversa: si nuestra oración no nos ayuda a discernir y a ser pacientes,no es una buena oración. Debemos dejar que el Espíritu Santo ore en nuestro corazón, con toda su fuerza y poder”.+