Lunes 20 de mayo de 2024

Mons. Martínez: 'Se necesitan discípulos portadores de esperanza'

  • 17 de abril, 2024
  • Posadas (Misiones) (AICA)
"Es imprescindible que el discípulo se cimiente en su seguimiento del Señor, para no sucumbir ante las insidias del materialismo y para construir una sociedad justa", sostuvo el obispo de Posadas.
Doná a AICA.org

En su tercera carta correspondiente al tiempo Pascual, monseñor Juan Rubén Martínez, obispo de Posadas, mencionó que en el Evangelio de este domingo, en el que Jesús resucitado se apareció a los Apóstoles, “ellos necesitaban tener este encuentro Pascual, para llevar adelante la misión de anunciar el Reino. Habían convivido con el Señor, sabían de su muerte y resurrección, pero aún estaban turbados y con temor. Por eso, el texto señala: «Entonces les abrió la inteligencia, para que pudieran comprender las Escrituras, y añadió: 'Así estaba escrito; el Mesías, debía sufrir y resucitar de entre los muertos al tercer día, y comenzando en Jerusalén, en su nombre debía predicarse a todas las naciones la conversión para el perdón de los pecados. Ustedes son testigos de todo esto'». (Lc 24,45-48).

“Al reflexionar sobre la necesidad de centrar nuestra fe en Jesucristo resucitado y sus enseñanzas, llegamos a una conclusión que, aunque obvia, es bueno recordarla: no podemos llamarnos cristianos, si no deseamos y buscamos tener un encuentro con Jesucristo, el Señor, el que murió y resucitó. Para los Apóstoles fue fundamental este encuentro personal y pascual con el Señor. Esto les cambió la vida y les permitió ser sus testigos”.

El obispo señaló que “esto que vivieron los Apóstoles no fue una experiencia exclusiva de ellos: todos estamos llamados a tener esa experiencia pascual, con Jesucristo vivo y resucitado, para ser testigos. ¿Esto es sólo algo teórico? ¿Una abstracción distanciada de la realidad? Considero conveniente acentuar que hay muchos hombres y mujeres que nos dan testimonio y responden con sus vidas ejemplares a estos interrogantes”.

También, sostuvo que, en este tiempo, vamos acentuando la necesidad de asumir como cristianos un camino discipular para la misión. Es cierto que esto es difícil en un contexto que, a veces, es hasta agresivo con las propuestas del Evangelio, e incluso con los valores y la visión del hombre que la revelación cristiana nos propone. Hay que señalar que los malos ejemplos que puedan dar quienes se apartan de la fe cristiana, así como nuestras propias fragilidades, no invalidan el Don de Dios del encuentro con Jesucristo y su revelación, ratificado en el testimonio de tantísimos hombres y mujeres que viven con fidelidad y entrega este regalo maravilloso de ser cristianos”.

En esta línea, monseñor Martínez destacó la necesidad del apostolado de los laicos en la sociedad: “Por esa misma razón en este tiempo deberemos acentuar este discipulado y misión, en todos, pero especialmente en nuestros laicos, que son la mayoría del Pueblo de Dios, para humanizar y evangelizar nuestra cultura, habitualmente bombardeada por ideologías materialistas que consideran a la persona como objeto de consumo, potenciando sólo sus instintos y eliminando su espiritualidad, que implica inteligencia, voluntad, libertad y la capacidad de trascendencia”.

Para finalizar, y en relación a la necesidad de humanizar y evangelizar la cultura, citó un fragmento del Documento de Aparecida: “Son los laicos de nuestro continente, conscientes de su llamado a la santidad en virtud de su vocación bautismal, los que tienen que actuar a manera de fermento en la masa para construir una ciudad temporal que esté de acuerdo con el proyecto de Dios. La coherencia entre fe y vida en el ámbito político, económico y social exige la formación de la conciencia, que se traduce en un conocimiento de la Doctrina Social de la Iglesia”.

Siguiendo el mismo texto, continua: “El discípulo y misionero de Cristo que se desempeña en los ámbitos de la política, de la economía y en los centros de decisiones sufre el influjo de una cultura frecuentemente dominada por el materialismo, los intereses egoístas y una concepción del hombre contraria a la visión cristiana. Por eso, es imprescindible que el discípulo se cimiente en su seguimiento del Señor, que le dé la fuerza necesaria, no solo para no sucumbir ante las insidias del materialismo y del egoísmo, sino para construir en torno a Él un consenso moral sobre valores fundamentales que hacen posible la construcción de una sociedad justa (DA 505-506)”.

En su despedida, monseñor Martínez concluyó para finalizar: “Convocados por tantos testigos de la Pascua, nuestro tiempo necesita de discípulos y discípulas portadores de esperanza”.+