Viernes 14 de junio de 2024

Mons. Martínez: 'La Iglesia necesita que los cristianos realmente seamos testigos de la Pascua'

  • 12 de abril, 2023
  • Posadas (Misiones) (AICA)
El obispo de Posadas, en su mensaje pascual, reflexionó sobre la Muerte y Resurrección de Jesús y sobre sus implicancias en la vida de los creyentes.
Doná a AICA.org

En su carta relacionada con el Domingo de Pascua, el obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, se refirió a la Muerte y Resurrección de Jesús y a sus implicancias en la vida de los cristianos.


En ese sentido, manifestó: “Este domingo celebramos el triunfo de la vida sobre la muerte: la Resurrección de Cristo. ¡Es la celebración de la Pascua y de la Esperanza!”


La “experiencia pascual” de cada creyente, dijo, “es la certeza de que, a pesar de tantas situaciones personales o comunitarias de dolor y de fracasos, sabemos que la Vida triunfa sobre la muerte, y que podemos seguir caminando aun cuando convivimos con sufrimientos”, y añadió: “Esta experiencia pascual nos reubica ante los logros y éxitos, gozos y alegrías, sabiendo que son dones de Dios y nos ayudan a no ponernos en el lugar de Dios y a ser verdaderos discípulos de Jesucristo”.


Mons. Martínez se refirió también a ciertas posturas, desde las que “se entiende la misión de la Iglesia como un mero defender tradiciones. Esa mirada, en general, está ligada a ciertos ambientes más sofisticados y complejos que pretenden un mensaje moderno, liviano, sin la cruz, y sin compromiso con la revelación dada en la Palabra de Dios”, y agregó: “En estos ambientes, a menudo falta una comprensión más profunda de las cosas de la fe que ayude a no pretender simplemente adecuar el Evangelio a las situaciones personales”.


Luego, afirmó: “La Iglesia necesita que los cristianos realmente seamos testigos de la Pascua”. Y, en cuanto a la Iglesia, aseguró: “No solo está llamada a dialogar, sino a amar el tiempo y la gente concreta que vive, sufre y que se alegra… todo esto con el gozo de la vocación que es un don de Dios y que no implica relativizar lo que creemos, ni perder nuestra identidad”.


Para concluir su mensaje, el obispo posadeño expresó: “En este domingo de Pascua queremos transmitirles a tantos hermanos y hermanas que están tristes y sufren, a muchos que perdieron la fe y a veces el sentido de la vida, que nuestra existencia está cargada de sentido cuando nos encontramos con Dios. Con un Dios que por amor se hizo uno de nosotros, que asumió nuestros sufrimientos, que murió y Resucitó.+