Viernes 2 de diciembre de 2022

Mons. Marino: "La ausencia o escasez de vocaciones causa tristeza a la Iglesia"

  • 8 de mayo, 2017
  • Mar del Plata (Buenos Aires)
En una misa celebrada el 7 de mayo, domingo del Buen Pastor, el obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino, recordó que Jesús ?el Buen Pastor- da su vida por sus ovejas, "para que tengan vida en abundancia", y expresó: "La ausencia o escasez de vocaciones causa tristeza a la Iglesia. El único remedio es el indicado por el Señor: orar y actuar".
Doná a AICA.org
"Jesús se presenta como el Buen Pastor, lleno de fortaleza, que cuida y alimenta a las ovejas. Él da su vida por ellas para que éstas, a su vez, tengan vida en abundancia", recordó el obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino, con motivo del domingo del Buen Pastor que se celebró ayer, 7 de mayo. "Él las conoce a cada una por su nombre y las cuida con amor", añadió.

El prelado presidió la Eucaristía en la catedral y fue concelebrada por el padre Mario Beverati, de la arquidiócesis de Buenos Aires, quien actualmente está realizando tareas pastorales en Rusia.

En su homilía, monseñor Marino explicó que "la pertenencia al rebaño no se opone al encuentro íntimo y personal con él". "Son muy numerosos los pasajes que nos muestran a Jesús prestando atención misericordiosa personalizada", aseguró y continuó: "A diferencia de las personas muy importantes y ocupadas de este mundo, Jesús atiende personalmente las veinticuatro horas del día. Jesús quiere siempre nuestro bien. No debemos olvidar estas palabras de Jesús: ?Yo he venido para que las ovejas tengan vida y la tengan en abundancia?. Él nos invita a un trato frecuente y confiado".

El prelado indicó que Jesús "también nos invita a través de pastores humanos que nos ayudan a encontrarnos con Él, a reconciliarnos con Dios y poner en paz nuestra conciencia. Aquí nos encontramos con un hecho innegable que consiste en la escasez de vocaciones de especial consagración dentro de la Iglesia", señaló. "

"La ausencia o escasez de vocaciones causa tristeza a la Iglesia. El único remedio es el indicado por el Señor: orar y actuar", aseveró el obispo.

"Todos debemos sentirnos implicados en la inquietud vocacional", añadió y concluyó: "La primera solución que nos propone Jesús en el Evangelio es la oración. Ante un enorme campo sembrado y ya listo para la cosecha, resultan muy pocos los trabajadores: ?Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha?. Es por tanto un compromiso de los ministros de la Iglesia rezar y hacer rezar a todo el pueblo de Dios por esta intención. No sólo en forma privada sino comunitaria".

Asimismo, la Pastoral Vocacional de la diócesis de Mar del Plata celebró la jornada del Buen Pastor en el Carmelo de Mar del Plata con un encuentro que convocó a gran cantidad de jóvenes de la ciudad, con el lema "Llamados a escuchar y responder". Las monjas Carmelitas Descalzas junto con el equipo de la pastoral organizaron y guiaron el encuentro que se extendió durante toda la tarde del sábado 6 de mayo, vísperas del domingo del Buen Pastor y de la 54ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones.+

» Texto completo de la homilía