Martes 26 de octubre de 2021

Mons. Margni: "Vengo a estar entre ustedes como el que sirve"

  • 25 de septiembre, 2021
  • Avellaneda (Buenos Aires) (AICA)
Así se presentó el nuevo obispo de Avellaneda-Lanús al asumir el gobierno pastoral de la diócesis durante una misa en la catedral Nuestra Señora de la Asunción. El Card. Poli le entregó los atributos.
Doná a AICA.org

Monseñor Marcelo Julián Margni asumió el 24 de septiembre, fiesta de Nuestra Señora de la Merced, como nuevo obispo de Avellaneda-Lanús, en el marco de una celebración eucarística en la catedral Nuestra Señora de la Asunción y seguida por pantallas gigantes por un gran número de fieles de la comunidad que se congregaron en la plaza Alsina.

La ceremonia de toma de posesión comenzó a las 17.30 con la recepción de monseñor Margni en los límites de la diócesis, más precisamente en el cruce de avenida Mitre y Caviglia. Allí fue recibido por el administrador diocesano Pbro. Rubén Oscar López, el intendente en uso de licencia de Avellaneda Jorge Ferraresi, otras autoridades y saludado por los cuarteles de Bomberos. El obispo bendijo a los presentes y comenzó una caravana de autos con las imágenes patronales de Nuestra Señora de la Asunción y la patrona de Lanús, Santa Teresa de Jesús.

Desde la avenida Mitre y 12 de Octubre, el nuevo obispo inició una caminata hacia la catedral diocesana, en donde la Banda del Regimiento de Patricios le hizo guardia de honor en la puerta de la catedral. Allí fue saludado por autoridades provinciales y municipales. Entre otros, estaban el director de Culto bonaerense Juan Torreiro, el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, y Norma Lozano, directora de Cultos y RR.II. de Lanús.

En la puerta de la catedral la Banda de Patricios interpretó fanfarrias y el Himno Nacional Argentino antes de la misa solemne de toma de posesión de la diócesis retransmitida a través de pantallas gigantes desde la Plaza desde la cual Margni saludó a la comunidad diocesana.

La celebración eucarística comenzó con la lectura del decreto de designación del papa Francisco y las palabras del arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Aurelio Poli, quien en su carácter de metropolitano también le entregó los atributos de pastor diocesano.

Además del cardenal Poli, la misa fue concelebrada el nuncio apostólico, monseñor Miroslaw Adamczyk; el obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Vicente Ojea; el arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Daniel Colombo; el obispo de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera; el obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones SJ;  el obispo de Morón, monseñor Jorge Vázquez; el obispo de San Justo, monseñor Eduardo García; el obispo de Zárate-Campana, monseñor Pedro María Laxague; el obispo de Gregorio de Laferrere, monseñor Jorge Torres Carbonell; el obispo auxiliar de Merlo-Moreno, monseñor Oscar Eduardo Miñarro; el obispo auxiliar de San Isidro, monseñor Raúl Pizarro; el obispo auxiliar de La Plata, monseñor Jorge González; el obispo emérito de Avellaneda-Lanús, monseñor Rubén Oscar Frassia;  y el obispo emérito de Río Gallegos, monseñor Juan Carlos Romanín SDB además de sacerdotes del clero diocesano.

En su homilía, monseñor Margni recordó que "el 'hoy' de la Buena Noticia busca traducirse en cercanía y cuidado, en solidaridad y presencia. Aunque nos falten las palabras, somos conscientes de que ni nosotros ni el mundo somos los mismos después de la tormenta. Y entonces se nos plantea de nuevo una pregunta: ¿Cómo vamos a transitar los caminos del cuidado de la humanidad?"

"Aquí, la Iglesia tiene una misión indelegable. Está llamada a tomar una posta; más aún, a abrir caminos. Con la compasión de Jesús y animados por su mismo Espíritu, podemos animarnos a decir humildemente todos juntos, como comunidad diocesana: 'El Espíritu del Señor está sobre mí… Él me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres… Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír'", afirmó.

Monseñor Margni sostuvo que llegó a la diócesis para "hacer juntos este camino. Vengo a estar entre ustedes como el que sirve. Cuento con ustedes. Cuenten conmigo".

"Que la Virgen de la Asunción, Madre de nuestro pueblo, Santa Teresa de Jesús, y tantas y tantos testigos del Evangelio –también anónimos, 'santas y santos de la puerta de al lado'–, intercedan por nosotros y nos alienten en nuestro camino", concluyó.

» Texto completo de la homilía

Crónica de la celebración litúrgica
En la sacristía de la catedral, monseñor Margni realizó la Profesión de Fe ante los sacerdotes miembros del Colegio de Consultores Diocesanos y los obispos presentes. Luego, al ingresar al templo catedralicio el nuevo obispo diocesano realizó el rito de aspersión del pueblo.

Iniciada la celebración litúrgica, el cardenal Poli lo puso en la cátedra, le dió el báculo, signo de la autoridad episcopal y seguidamente se leyó la bula de su nombramiento.

A partir de ese momento la celebración continuó con la presidencia del nuevo obispo diocesano.

Seguidamente, representantes de los sacerdotes, diáconos, religiosos/as y laicos se dirigieron al nuevo obispo ofreciendo su compromiso de trabajo y fidelidad.

Hubo numerosas comuniones dentro de la catedral y también se distribuyó a los fieles presentes en la Plaza Alsina.

Concluída la comunión, un sacerdote, una religiosa, y un laico le dieron la bienvenida al nuevo obispo, en nombre de toda la comunidad diocesana.

El presbítero Rubén Oscar López, que dejaba su cargo de administrador diocesano, también le expresó unas sentidas palabras al nuevo diocesano.

Seguidamente, el nuncio apostólico realizó la bendición del báculo y la cruz pectoral. Mons. Rubén Frassia, obispo emérito de Avellaneda-Lanús le colocó la cruz pectoral, acto que fue muy aplaudido por los presentes.

Se realizó también la entrega de las reliquias de primer grado del beato Carlos Acutis por parte del Ing. Eduardo Woites, administrador de AICA. Dichas reliquias fueron traídas desde Asís por Guadalupe García Corigliano, redactora de AICA y miembro del Grupo de Animadores de la devoción al joven beato.   Mons. Margni las recibió emocionado y se las confió al padre rector del Seminario Diocesano para su custodia y posterior peregrinación por las parroquias e instituciones diocesanas.

Simpática anécdota familiar
Finalmente el nuevo diocesano tuvo sentidas palabras para con sus padres y familiares. Hizo poner de pie a su mamá, quien recibió el saludo emocionado de todos los presentes.  Seguidamente contó una anécdota referida a su nombre de pila. Sucedió que, luego de varios días de su nacimiento, su madre fue al Registro Civil para anotarlo como Maximiliano Julián, pero como ese primer nombre no estaba en la nómina de los aceptados, entonces, a disgusto de sus padres quedó registrado como Marcelo... aunque dijo que "desde siempre fui Maxi y muy pocos me llaman Marcelo. Por lo tanto le digo a mis nuevos fieles diocesanos que me pueden llamar 'padre obispo Maxi', incluso así lo pueden decir los sacerdotes en la Plegaria Eucarística"

Primeros nombramientos diocesanos
El Canciller dió lectura al primer decreto del nuevo obispo mediante el cual designa como Vicario General y Moderador de la Curia al Pbro. Rubén Oscar López  (los nombramientos completos se informarán en una próxima noticia).

Finalizada la celebración litúrgica Mons. Margni, incensó la imagen de Nuestra Señora de la Asunción, patrona de la diócesis y, junto a los obispos concelebrantes y todos los presentes, cantaron la Salve a la Virgen María.+