Jueves 2 de diciembre de 2021

Mons. Laxague: "Nadie puede decir que su situación no está reflejada en la exhortación"

  • 8 de abril, 2016
  • Buenos Aires (AICA)
En declaraciones a AICA, el presidente de la Comisión Episcopal de Laicos y Pastoral Familiar, monseñor Pedro Laxague, obispo de Zárate-Campana, aseguró hoy que "nadie puede decir que su situación no está reflejada" en la exhortación apostólica postsinodal Amoris laetitia (La alegría del amor) del papa Francisco, y destacó que no se trata de una norma sino de "una orientación pastoral muy precisa sobre la base del discernimiento, el acompañamiento y la toma de conciencia". "La idea central es no excluir a nadie", subrayó.
Doná a AICA.org
El presidente de la Comisión Episcopal de Laicos y Pastoral Familiar, monseñor Pedro Laxague, obispo de Zárate-Campana, aseguró hoy que "nadie puede decir que su situación no está reflejada" en la exhortación apostólica postsinodal Amoris laetitia (La alegría del amor) del papa Francisco, y destacó que el texto pontificio "interpela a todos, en particular a los pastores, y a las familias".

"Es una orientación pastoral muy precisa sobre la base del discernimiento, el acompañamiento y la toma de conciencia", dijo a AICA el prelado, pero aclaró que "no hay una norma general" en materia de Pastoral Familiar.

"La raya blanca al borde del camino, no es el camino", graficó y añadió: "La insistencia no es la norma, sino en cada una de las realidades familiares y su atención amorosa por parte de la Iglesia".

Monseñor Laxague insistió en destacar que "nadie se va a sentir excluido o ?excomulgado?, como dice el Papa en el documento. No hay que diferenciar más entre familias normales e ?irregulares? o en crisis, todas son familias y la Iglesia debe acompañarlas a todas en sus realidades", subrayó.

El obispo aclaró que más que una "reforma" del Papa en materia de Pastoral Familiar, el pontífice argentino pone énfasis "en la centralidad de cómo debe afrontarse esta pastoral específica".

"Es como el caso del paciente que va al médico y al no sentirse atendido se va a otro profesional. Lo mismo pasaba en la Iglesia, donde las familias no se sentían escuchadas y acompañadas y se iban a otro grupo o secta", precisó al ratificar que la idea central que plantea el Papa es "no excluir a nadie".+